Pop-rock de los 80 para hacer frente al cáncer

Los Secretos colaboran con la Fundación Sandra Ibarra
07/04/2014. El Comercio de Gijón
MARÍA LASTRA

16468438--390x180
Tenía 20 años y acababa de recibir una punción lumbar que la obligaba a quedarse en la cama durante todo el día. Pero aquella noche, Los Secretos tocaban en la plaza de su pueblo, Medina del Campo, y Sandra Ibarra, no sin esfuerzo, decidió ponerse los vaqueros y salir a la calle. Vio el concierto sentada en un sofá desde un balcón en casa de unos amigos, «muy cansada, pero sin dejar de disfrutarlo». Estaba en pleno tratamiento de quimioterapia, y aquella noche se preguntó en más de una ocasión si sería la última vez que les escucharía cantar. No fue así. Unos años más tarde siguió a Los Secretos en Las Ventas por el 30 aniversario de su carrera musical, y ayer estuvo de nuevo junto a ellos en el Auditorio Príncipe Felipe. El objetivo, «sumar esfuerzos a la investigación contra el cáncer», y también poner música a un capítulo de ‘Las cuentas de la felicidad’, el que la modelo le dedicó a este grupo en el libro que narra que el diagnóstico no fue impedimento para ser la protagonista de su propia vida. Lo ha conseguido.

Los Secretos cerraron ayer un recital, protagonizado con la Orquesta de Cámara de Siero, y en el que también colaboraron Héctor Braga, Truequedart y el Coro de Voces Blancas del Nalón, en una nueva gala solidaria organizada por la Fundación Sandra Ibarra. No es la primera vez que esta banda de pop-rock de los 80 colabora con este tipo de causas. La amistad que les une a Sandra ha servido para que no se lo pensaran dos veces antes de participar en este concierto. «Siempre dedicamos una parte de nuestra gira a fines de este tipo», explica el líder de la banda, Álvaro Urquijo. Recibirán un premio solidario por esta labor, que realizan principalmente con la oenegé Cris Contra el Cáncer, que preside otra gran amiga que también ha padecido la enfermedad. Para Urquijo, este tipo de recitales «requieren una doble motivación: la de ofrecer buena música, pero también concienciar sobre la importancia de colaborar con la fundación».

La Fundación Sandra Ibarra encuentra mucha colaboración en Asturias. Cientos de personas llenaron el hotel de La Reconquista en el primer festival flamenco que organizaron, y ayer más de 750 personas acudieron al Auditorio Príncipe Felipe. El periodista Juan Ramón Lucas presentó el recital, que terminó con los acordes de ‘Déjame’, una de las canciones que Sandra Ibarra tarareó ya hace años en Medina del Campo.

De la fusión a la fisión de todas las músicas

Crítica / Música 08.04.2014 | 17:21 David ORIHUELA
LA NUEVA ESPAÑA

2ºCONCIERTO de SOLIDARIDAD frente al CANCER
De las coplillas de ciego al pop de los ochenta trufado con unas perlas de hip-hop y baile asturiano. Todo con el colchón de una orquesta sinfónica y el loable fin de recaudar fondos para la lucha contra el cáncer.

En la música, lo de la fusión se utiliza en muchas ocasiones para explicar cosas que no tienen ni pies ni cabeza, pero otras veces las músicas sí consiguen fusionarse logrando momentos gratos para el oído y el recuerdo. Algo así como el paso de la fusión a la fisión. Es lo que se logró la noche del domingo en el Auditorio de Oviedo, una gran liberación de energía a través del bombardeo musical. La Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) puso de nuevo en marcha su proyecto “Vínculos”, en esta ocasión a favor de la Fundación Sandra Ibarra, y con el objeto y objetivo de recaudar fondos para la lucha contra el cáncer, demostró que la fusión hay que currársela y que no lo puede hacer cualquiera. La orquesta, dirigida por Manuel Paz, se rodeó de profesionales tan convencidos como ellos de que la música puede cambiar algo. Lo hicieron sin apriorismos y así sonó perfectamente empastada la orquesta con Truequedart, esa formación que tira hacia el hip-hop pasando por el funk. Héctor Braga cantó “Chalaneru” y el Coro Voces Blancas del Nalón, “Bohemian Rhapsody”.

Quedaban “Los Secretos”. Los preludios de las canciones de los Urquijo tocadas por la OCAS deberían grabarse. Himnos como “Déjame” levantaron al público hasta el punto de que la sesión siguió fuera de todo guión con la orquesta bailando y cantando.

Nuevos horizontes musicales para Siero

nuevos-horizontes-2

La Orquesta de Cámara local y el Coro de Voces Blancas del Nalón completan una exitosa gira por Estados Unidos, con conciertos en Washington y Nueva York. Pola de Siero, Franco TORRE
La Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) va camino de convertirse en la mejor embajadora del cuarto concejo. La formación musical, que apenas unos meses atrás sacudió Youtube con una actuación improvisada en el aeropuerto de Heraklion (Grecia), ha completado una exitosa gira por Estados Unidos que les llevó a tocar en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La formación sierense llegó a tierras estadounidenses el viernes 28 de febrero. Allí, la OCAS actuó en la “Sala de las Américas”, en la sede de la Organización de los Estados Americanos. “Fue todo muy bien, la sala se quedó pequeña”, declara el director de la OCAS, Manuel Paz, quien detalla que para ese recital la orquesta interpretó un repertorio en el que se mezclaron piezas españolas, asturianas e iberoamericanas.

José Andrés

El domingo, los sierenses se unieron a otro asturiano, el cocinero José Andrés, para rodar un “flashmob” (una actuación organizada en un lugar público) en Dupont Circle, un cruce en el que se instala un emblemático mercado para granjeros de la capital estadounidense. Un enclave en el que los sierenses, a los que acompañaba el cantante de tonada Fernando Valle Roso, interpretaron el “Concierto para cocina y orquesta” de Alberto Lozano.

“José Andrés es muy simpático, y se mostró muy amable con todos nosotros. Sacó uniformes de cocinero para todos los miembros de la orquesta. Fue muy divertido”, sostiene Paz. Como colofón, el cocinero invitó a comer a los 53 componentes de la OCAS.

Tras esta experiencia, los sierenses pusieron rumbo a Nueva York, donde se reunieron con el Coro de Voces Blancas del Nalón, formación dirigida por Óscar Allen, y con la que completó dos actuaciones en la “Gran Manzana”: la primera en la sede de la ONU y la segunda en el Museo del Barrio.

Durante sus primeros días en la ciudad, las dos formaciones se dedicaron a los ensayos, acompañadas además por la soprano Vanessa del Riego y por el clarinetista Andreas Prittwitz. El concierto de la ONU se enmarcó en el programa de los actos vinculados al Día Internacional de la Mujer, que duraban varios días. El concierto se celebró, de hecho, el 6 de marzo.

“Fue muy sorprendente. Había muchísima actividad, y la mayor parte de las salas estaban ocupadas con algún acto. Nos asignaron un auditorio pequeño, y tuvimos que convertir todo el espacio, incluido el patio de butacas, en escenario, porque con el coro éramos 85 personas tocando”, explica Paz. “Pero al final quedó muy bien. El público quedó encantado, también por la cercanía con los músicos”, añade.

Al día siguiente, sierenses y langreanos cerraron su periplo americano con un último recital en el Museo del Barrio, un centro cultural localizado en Harlem y dedicado a la cultura hispana. “Ese sitio es una maravilla, tiene una vida cultural impresionante. Y el trato que nos dieron fue fabuloso”, explica Paz. Un gran colofón para un viaje memorable.

La Orquesta de Siero luce en Washington

orquesta_sieroEl edificio histórico de la Organización de los Estados Americanos acogió un concierto mezcla de innovación y tradición, marca de la formación sierense.

Jorge HEVIA SIERRA Embajador de España ante la Organización de Estados Americanos (OEA)

La Orquesta de Cámara de Siero de Asturias (OCAS) se ha convertido, por méritos propios, en una de las agrupaciones musicales más interesantes e innovadoras en el panorama artístico actual asturiano. La orquesta nació hace doce años, aunque sus orígenes se remontan a 1993, cuando músicos del Conservatorio del Nalón empiezan a actuar juntos. A finales de 2001 optan por cambiar de sede y de nombre, instalándose en Siero con la denominación actual. Aunque empezaron como una Orquesta de Cámara actualmente presentan programas en los que llegan a actuar hasta sesenta personas, por lo que podríamos decir que han pasado a ser, en algunos momentos y con creciente frecuencia, una sinfónica en toda regla.

El pasado 1 de marzo la OCAS actuó en Washington en el incomparable marco del Salón de las Américas, en el edificio histórico de la Organización de los Estados Americanos (OEA), un lugar emblemático y cargado de historia musical, especialmente en las décadas anteriores a 1971, cuando la inauguración del Kennedy Center vino a cambiar profundamente el panorama musical de la ciudad. Antes de esa fecha, fueron numerosas las figuras de primer nivel que actuaron en el Salón.

El concierto se pudo realizar por el esfuerzo mancomunado de varios actores. Por un lado, la generosidad de la orquesta, que planteó ampliar su periplo por Estados Unidos. Luego, la favorable reacción del Museo de Arte de las Américas, dependiente de la OEA, que aceptó sumarse al proyecto (por cierto, el Museo es poco conocido en Washington, aunque dispone de una de las mejores y más completas colecciones de arte latinoamericano en Estados Unidos). Además, el apoyo de las dos embajadas de España en Washington, ante Estados Unidos y ante la OEA. Y finalmente, la colaboración del maestro español Ángel Gil-Ordóñez, quien llegó a la capital norteamericana hace veinte años y se ha convertido hoy en una figura indiscutible en el panorama musical de la ciudad.

La orquesta es famosa por su carácter innovador y solidario, como bien reconoció el jurado del Premio “Serondaya” de las Artes 2013 cuando le otorgó el galardón. El programa que interpretó en Washington, ante un público que abarrotaba la sala, fue buena prueba de ese espíritu innovador. Hubo piezas melancólicas y lentas, otras trágicas e intensas y también ritmos caribeños que invitaban al baile. Y es que a esta agrupación musical le gusta acercarse a diferentes repertorios desde perspectivas dispares. Aunque lo más impresionante fue sin duda el NiFe o Réquiem Minero del hispano-cubano Flores Chaviano, con una emocionante tonada asturiana cantada por Fernando Vallerroso, obra compuesta en homenaje a los 33 mineros muertos en diversos accidentes en las cuencas a lo largo de 1995.

El carácter solidario de la OCAS se manifiesta en el proyecto de cooperación musical internacional que impulsan, denominado “Vínculos”. Un proyecto que los ha llevado a actuar en Bolivia, Brasil, Honduras, Guatemala y Ecuador en beneficio de colectivos desfavorecidos, desplazando la orquesta desde los escenarios clásicos a territorios problemáticos concretos.

Manuel Paz, director y alma de la OCAS, reconoce que en Asturias hay más orquestas, si bien ellos han querido siempre ser “algo diferentes y más divertidos” de lo habitual. Por eso les gusta grabar “flashmobs” como el que hicieron en el aeropuerto Heraklion en Grecia o, al día siguiente del concierto en Washington, en el mercado de frutas de Dupont junto al afamado chef José Andrés. No dejéis de ver ambos en Youtube.

La OCAS prosigue su aventura americana, desplazándose ahora a Nueva York. Allí volverá a actuar, como hizo hace años en lo que fue su primer concierto en el extranjero, en las Naciones Unidas, con motivo del Día Internacional de la Mujer, así como en varios hospitales infantiles de la ciudad. Deseamos todo lo mejor a esta joven, innovadora, generosa y solidaria orquesta que lleva el nombre de Asturias por el mundo y que cree firmemente que la música puede y debe ser una herramienta para el entendimiento y el desarrollo de los pueblos.

Artículo en la revista Fusión Asturias

El hombre entusiasmado. Manuel Paz. Director de la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS)
Escrito por L.G. Viernes, 31 de Enero de 2014 10:04

OCAS
Han ido más lejos de lo que pensaban. Cuando la joven orquesta comenzó a sonar en 2002, difícilmente podían imaginar una trayectoria que los llevaría por escenarios internacionales, y les haría merecedores de premios como el reciente Serondaya de las Artes. Alrededor de Manuel Paz, cabeza y corazón de la OCAS, se genera una intensa actividad tanto musical como solidaria. Un proyecto de éxito, alimentado con esfuerzo y con grandes dosis de entusiasmo.

Han sido capaces de crear una simbiosis única entre música y solidaridad que ha tomado cuerpo en el proyecto Vínculos. A él dedican enormes esfuerzos desde el comienzo en 2005, y de él reciben igualmente grandes resultados en lo musical y un grado de satisfacción personal que difícilmente expresan con palabras.

La OCAS navega entre la juventud y la profesionalidad, el rigor técnico y las fórmulas novedosas que buscan la conexión entre el público y los grandes autores. Y lo consiguen. En su web se puede ver el vídeo que los convirtió recientemente en fenómeno viral: un concierto sorpresa en un aeropuerto griego, para gozo de los sorprendidos y afortunados pasajeros de la terminal.

Una buena parte de responsabilidad de estos logros hay que anotársela a Manuel Paz, músico vocacional, guitarrista de EntreQuatre y con el intenso bagaje personal que tienen aquellos que se han tenido que reinventar por el camino. En su caso, después de que un accidente doméstico le rebanase el meñique de la mano izquierda. Una catástrofe discreta, quizá, pero un desastre colosal en el universo de un músico. Pero he aquí un hombre terco, curioso y naturalmente optimista que, después de un implante exitoso en el HUCA, trabajo de relojería fina, no tardó mucho en volver a tocar.

-Partieron de una orquesta formada enteramente por estudiantes. ¿Cómo fueron esos primeros tiempos?

-La orquesta nació de la asignatura de Orquesta del Conservatorio del Nalón, es decir, que partía absolutamente de cero. No se creó primero y luego se fue llamando a los músicos, sino que los músicos se fueron formando en la propia orquesta. Y yo el primero, que no había dirigido nunca. Es decir, nacimos de la nada, con un nivel técnico muy bajo y con repertorios muy sencillos, lo que está muy bien porque los árboles que crecen desde la semilla son más sólidos que los que se plantan en medio del camino. Se nota que hemos vivido todo el proceso completo. Artística y musicalmente no le tenemos miedo a ninguna otra orquesta.

-Su carrera ha sido meteórica. Comienzan los ensayos en enero de 2002 y a finales de ese año ya se estrenan en la sede central de Naciones Unidas, en Nueva York.

-Lo de tocar en Naciones Unidas en realidad representó para nosotros el fin de un ciclo con la orquesta del conservatorio y el principio de nuestro proceso como orquesta con un nivel técnico importante. Fue muy significativo para nosotros, y lo repetiremos este próximo marzo, participando en las celebraciones del Día Internacional de la Mujer.

 “Artística y musicalmente no le tenemos miedo a ninguna otra orquesta”

-En 2005 se van a Bolivia, planteando una serie de conciertos didácticos y clases magistrales a los profesores. ¿Por qué surgió aquello y cómo fue la experiencia?

-Yo había hecho una gira a Bolivia un año antes con el cuarteto EntreQuatre, en la que actuamos con la Orquesta Sinfónica de Cochabamba. Tras el contacto tanto con la orquesta como con su director, vi que su perfil se parecía mucho al nuestro, por lo que nos planteamos hacer una colaboración. Y de ahí surgió el proyecto Vínculos, que ahora mismo condiciona favorablemente toda la existencia y la dinámica de la orquesta. Aquella primera experiencia fue tan maravillosa que decidimos que había que continuar.

-A partir de entonces la OCAS desarrolla una importantísima faceta solidaria. ¿En qué consiste?

-Hay una frase de un integrante de la orquesta que todos nosotros hemos asumido, y que dice: “Vínculos es la vida. El tiempo entre Vínculos y Vínculos es tiempo intermedio”. Es así de fuerte emocionalmente y así de intenso. Consiste en llevar música a poblaciones desfavorecidas que tienen pocas oportunidades de disfrutarla, y hacerlo con una orquesta sinfónica. Hemos tocado en cantidad de sitios donde no es que no hubieran visto nunca una orquesta sinfónica, es que ni lo habían soñado. Hemos dado clases a estudiantes y a partir de 2007 empezamos a llevar instrumentos. También ampliamos nuestra actividad comenzando a tocar en hospitales infantiles.

-Vínculos les ha traído, entre otros galardones, el Premio Serondaya de las Artes en 2013, que distingue la labor didáctica en favor de la música. También han ganado el premio de la crítica RPA. ¿Qué suponen estos reconocimientos?

-Cuando hacemos esto no es para que se reconozca, lo hacemos para disfrutarlo y para echar una mano, pero la verdad es que cuando te lo reconocen está muy bien. Además cuando nos dieron el premio Serondaya el fallo del jurado daba en el clavo totalmente con el espíritu del proyecto y de la orquesta. Entonces que desde fuera, además unos premios tan importantes, con un jurado tan insigne, que haya sido capaz de ver con claridad lo que estamos haciendo, nos da muchos ánimos. Desde luego que reconocimientos así nos saben a gloria.

-Entre los programas de la orquesta tienen mucho éxito los “conciertos didácticos”. ¿Cómo se plantean?

-Los conciertos didácticos son, por decirlo de alguna manera, una estrategia de la orquesta: abordar cosas que no suelen hacer las orquestas o que las hacen con menos intensidad cuando al final resulta que son las más divertidas para el público y para nosotros. Por ejemplo, hemos hecho la Quinta Sinfonía de Beethoven analizando y comentando musicalmente cada movimiento para después tocarla entera, y que pudiera ser entendida por cualquier persona en el público. Ha sido un éxito muy grande, ¡y era la Quinta de Beethoven!, o sea, un repertorio universal.

 “Nacimos de la nada, con un nivel técnico muy bajo y con repertorios muy sencillos, lo que está muy bien porque los árboles que crecen desde la semilla son más sólidos que los que se plantan en medio del camino”

-La muerte de Fernando Argenta ha sido una gran pérdida para todos los aficionados a la música clásica. ¿Qué supuso la relación con este maestro para la OCAS?

-Ahí tengo que hablar en primera persona porque Fernando Argenta ha sido una persona muy influyente en mi vida. La primera vez que escuché música clásica fue en su programa, por tanto tener la oportunidad de trabajar con él ha sido un lujo absoluto. Era una persona de una humanidad enorme, cercano, con un gran sentido de la lealtad. Cada vez que lo llamábamos para hacer cosas, primero con la orquesta del conservatorio y más tarde con la OCAS, nunca dijo que no. Nunca. ¡Y le proponíamos hacer cada cosa, ir a unos sitios…! Y jamás dijo que no, a pesar de que tenía a su disposición para sus proyectos a las mejores orquestas del país. Había mucha sintonía, así que con todos esos años haciendo proyectos se desarrolló una relación personal y con la orquesta, muy intensa. Ha sido una pérdida enorme.

-Uno de los últimos hitos fue el Concierto de Año Nuevo del año pasado en el Teatro Jovellanos. ¿Qué supone para una orquesta dar un concierto con tanta tradición y prestigio?

-Eso fue un paso importante, porque aunque habíamos conseguido salas muy importantes y siempre hemos contado con el beneplácito del público, un Concierto de Año Nuevo es otra cosa. Hay un repertorio de una dificultad grande, y aunque había cierto margen para usar uno de nuestros recursos, que es interactuar con el público, era un margen pequeño, porque el repertorio es el que es y la gente va a lo que va. Era una responsabilidad nueva tener que montar un concierto completo, bastante largo, con un repertorio complicado y en el que la excelencia musical era imprescindible. La verdad es que quedamos encantados y sirvió para que la orquesta diese un salto en calidad musical.

-Como reto para el 2014 está tocar en la ONU en el Día Internacional de la Mujer. ¿Cómo será este concierto? ¿Qué otras actividades tienen en mente?

-¡Ahí vamos, a Nueva York! Este concierto es importante porque está comprendido en el programa de celebraciones oficiales de ONU Mujeres. Además nos acompaña la soprano Pilar Jurado, o sea que musicalmente es un compromiso de una responsabilidad enorme. Por otra parte tenemos un concierto solidario con la Fundación Sandra Ibarra, estamos en la programación de Vamos!, del Teatro de la Laboral, casi con toda seguridad volvemos a Grecia en el verano… En julio estaremos en el Festival de Música Antigua de Gijón haciendo un melólogo, una forma musical del XVIII muy abandonada, que recuperamos. También tenemos varios proyectos audiovisuales, grabaciones, etc, pero aún por definir, así que no te cuento más, por si después se chafa…

“Vínculos”, un proyecto solidario que lleva a la OCAS por el mundo

La Nueva España

21.01.2014 | 01:52, Pola de Siero, Manuel NOVAL MORO

 El viaje a Grecia que ha provocado esta ola de seguidores de la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) es sólo una pequeña parte del proyecto “Vínculos”, una iniciativa cultural y de cooperación inaugurada en 2005 con doce conciertos en varias ciudades bolivianas y brasileñas.

Pero no sólo se trata de conciertos, sino también de iniciativas pedagógicas, como clases de instrumento a estudiantes ofrecidas por los miembros de la orquesta o conciertos didácticos en zonas desfavorecidas, y también encuentros con jóvenes orquestas de los otros países. Dos años después de la primera gira, que cosechó un enorme éxito, la orquesta volvía a Bolivia para continuar el proyecto con nuevos objetivos, como la recopilación de materiales diversos para donarlos en las zonas desfavorecidas.

Con este espíritu, “Vínculos” llevó a la orquesta en 2008 a Honduras y Guatemala, y en 2009 la iniciativa se trasladó a Marruecos. La OCAS hizo una gira en autobús por gran parte del país y visitó el Instituto Cervantes de Casablanca.

El siguiente viaje llevó a la orquesta a Nicaragua en 2010, donde ofreció más de 40 conciertos en 22 días. Hubo más visitas a Marruecos en 2011 y 2012, y también a Nicaragua. “Vínculos” es, hoy en día, el proyecto central de la OCAS, que destina la mayor parte de los recursos que obtiene a este proyecto solidario que además de nombre le ha dado grandes satisfacciones.

http://www.lne.es/asturias/2014/01/21/vinculos-proyecto-solidario-lleva-ocas/1530848.html

Flashmob de la OCAS en el Aeropuerto de Heraklion

Allá por el mes de agosto en el post titulado Adiós a Creta con un concierto en el hospital y flashmob en aeropuerto, os contábamos nuestra despedida de la isla que enamoró a la totalidad de integrantes del proyecto de cooperación Vínculos 2013.

No fue nada fácil pero sí muy divertido. Hubo que cambiar la ubicación inicial e improvisar, pero el resultado estuvo genial. Aquí lo puedes ver:

Esperamos que lo disfrutes tanto como nosotros.