La OCAS en Masaya

El día comenzó con un pequeño madrugón porque teníamos que ir rumbo a Masaya. El plan del día se iniciaba con una visita al Parque Nacional del Volcán Masaya, donde primero visitamos el Museo y después nos adentramos en una cueva, de unos 700 años de antigüedad y que se creó a partir de una erupción volcánica. La cueva, con más murciélagos de lo que nos gustaría, estaba repleta, increíblemente, de raíces de árboles, algunas de ellas muy gruesas.

Tras la visita, subimos al mirador del cráter del volcán Masaya, con olor a azufre y algún que otro ataque de tos, lágrimas en los ojos (pero no de la emoción) y algún que otro estornudo. En la cima no se puede permanecer más de 20 minutos ya que es peligroso para la salud, así que bajamos enseguida.

Después nos fuimos rumbo al mirador de Catharina que nos dejó con la boca abierta. ¡¡¡Qué maravilla de vista de la Laguna de Apoyo!!! ¡¡¡Qué fresquito hacía allí y cuánto nos prestó que un dúo de música típica (marimba y guitarra) interpretara el Solar de Monimbó y el Zanatillo (las dos canciones que conocimos de la mano del Coro Ángel Torrellas).

Luego nos fuimos al mercado, pero no al turístico, ya que lo visitaríamos después del concierto y además nos dijeron que tenía unos mejores precios. Hubo quien pudo hacer las primeras compras y empezar el regateo.

El tiempo se nos echó encima, como casi cada día y llegamos, con cierto retraso, al Colegio Rafaela Herrera donde nos estaban esperando un número ingente de niños, niñas y adolescentes que con gran expectación nos veían pasar con los instrumentos. Desde el principio, la acogida fue increíble. Nos preguntaban de dónde veníamos, qué lugares íbamos a recorrer e incluso cómo era nuestra tierra.

El lugar para realizar el concierto era un cruce de pasillos de las aulas en donde se fueron sentando y situando como podía toda la gente que esta allí, que no era poca. En primer lugar nos agradecieron muchísimo el hecho de que estuviéramos allí. Fue muy entrañable ver como dos chicas de un proyecto de integración nos daban las gracias en lenguaje de signos, mientras una interprete nos traducía sus cariñosas palabras.

El concierto fue divertido desde el minuto número uno. Manuel, para dirigir la orquesta, se encaramó en una silla en plena escalera al más puro estilo circense.

El repertorio didáctico pasó desde la Boda Campesina, a la Marcha Radetzki, pasando por la Garífuna y la Nana de Brahms. Después de cada una de las piezas los aplausos eran incansables. La participación de pequeños y mayores fue increíble: las risas se sucedieron a lo largo de todo el repertorio y si el público lo pasó bien, aún más lo disfrutó la Orquesta. Una vez finalizado el concierto la totalidad de miembros de la orquesta se dedicó a firmar autógrafos a un sinfín de niñas y niños lo cual nos retrasó aún más el horario y el resultado fue que nos quedamos sin comer. Así cenaríamos mejor.

Del colegio nos fuimos a la Iglesia de la Asunción y llegamos a eso de las 17:40, veinte minutos antes de que se iniciara el concierto. En ese momento ya había bastante gente esperándonos. El concierto estuvo fenomenal y el párroco demostró su buen hacer como director de la OCAS. Una vez finalizó el concierto las felicitaciones fueron muy numerosas y cálidas. Fueron varias las personas que nos preguntaron que cuándo volveríamos y que por favor que lo hiciéramos pronto.

Finalizado el concierto y con un hambre feroz, devoramos un sabrosísimo plato que nos tenían preparado desde la alcaldía a base de pollo en salsa de cebolla, arroz y ensalada. Nos supo como el mejor manjar del mundo y es que cuando hay hambre…

Tras la cena nos fuimos a la verbena. Los jueves, en Masaya, hay una fiesta en el mercado turístico. ¡¡¡Qué risas pasamos!!! Después de ver una muestra de folklore nicaragüense, empezó el baile a base de salsa, merengue y otros ritmos. Un animador invitó a varias parejas a subir al escenario para celebrar un concurso de baile. Allí subieron, sin ninguna pena (es como aquí se llama a nuestra vergüenza) Iván y Silvia, Carmen y Román y Diana y Douglas (el viola nicaragüense que nos acompañó en la gira). Fue espectacular. Nos moríamos de la risa con la gran profesionalidad de los bailarines de la OCAS. Fue un clamor cuando Silvia e Iván se pusieron a bailar al estilo xiringüelu cuando sonaba una danza típica nicaragüense. El concurso, finalmente lo ganó la pareja estadounidense que eran, sin duda, los peores. Casi nos desgañitamos coreando “tongo”, “tongo”.

La lluvia empezó a caer y fue el momento de volver a Managua, al hotel, en donde teníamos un compromiso ineludible: Fiesta de Disfraces en la piscina. Así que en media hora y dando muestra de una con gran creatividad, una buena parte de la orquesta se presentó con unos disfraces dignos del Carnaval de Río de Janeiro. Después nos fuimos a la habitación porque había que preparar las maletas para marchar hacia León al día siguiente.

Nota: A ver si en un día de estos conseguimos buena conexión para subir las fotos del día. De momento… aquí va la historia

Álbum de fotos 29 de julio de 2010 (por fin, en Jinotega, volvemos a tener conexión a Internet. Esperamos que os gusten)

Anuncios

5 Respuestas a “La OCAS en Masaya

  1. ¡Hola! Soy la mamá de Luis Campa. Me tenéis colgada del ordenador todos los días y no sabéis cuánto me tranquiliza y me presta. Gracias.
    No perdais el buen humor y pensar que vuestro “sacrificio” merece la pena.
    Un saludo a todo el grupo, pero en especial un besín para Luis y Silvia.
    Hasta pronto.

    • Ya están transmitidos los besos, especialmente a Luis y Silvia. A ver si en estos días podéis saber algo directamente ya que tenemos un locutorio telefónico cerca e Internet en el hotel.
      Muchas gracias y besos desde Jinotega para ti

    • Esa es mi madre!!!
      Besinos para todos!!

      • Enhorabuena a toda la orquesta por el trabajo que está realizando. Felicitar también a la persona que hace posible que día a día sepamos lo que hacéis en la distancia. Mucho ánimo a todos y a todas desde Navia (Asturias) y un beso muy especial para Silvia y Luis de…. Lisi, Miguel y Beatriz. Muack.

      • Muchas gracias por las felicitaciones.
        En cuanto a los besos… en un rato los enviamos. En estos momentos la orquesta está ensayando en el Colegio y en un rato iremos a “almorzar”, como dicen por aquí.
        Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s