La OCAS se despide de Managua y llega a León. Cuatro conciertos en un día

Hoy ha sido un día de los que se pueden considerar agotadores. A las 8 de la mañana ya estábamos en recepción con nuestras maletas preparadas ya que a la tarde iríamos hacia León, evidentemente el nicaragüense.

Esta vez la OCAS se propuso figurar en el libro Guíness de los Récords y dar cuatro conciertos en tres puntos distintos de Managua y uno de León, por supuesto, parando solo veinte minutos para comer.

El primero de los conciertos tuvo lugar en el Centro Escolar Público Experimental Acahualinca, justo al lado del Basurero de La Chureca. Como en la mayoría de las ocasiones, era la primera vez que se escuchaba música clásica en estos lugares. El público en este caso era muy joven, entre 8 y 12 años y observaron atónitos cómo montábamos el escenario con sonido en menos de cinco minutos.

La impaciencia fue cundiendo entre los niños que esperaban y algunos de ellos, para tener mejor sitio, se subieron al techo de chapa de una de las aulas. Inmediatamente reprendidos por una de las maestras bajaron refunfuñando y se sentaron en el suelo. Por unos momentos cambiaron la monotonía de sus vidas y dejaron de preocuparse de llevar “plata” a casa y del trabajo en el basurero. Uno de los objetivos que este colegio es apartar a los niños del trabajo y darles una educación.

Niños y niñas disfrutaron, sobre todo cuando en el concierto de cacharros de cocina y por no disponer de una mesa, se optó por “fabricar” una batería humana con cinco niños y niñas como soporte de “los instrumentos”.

Tan pronto como montamos, desmontamos. A contrareloj acudimos a la segunda cita en el Colegio Lumin Cristi . Si en el primer colegio el bullicio era enorme, en el segundo nos sorprendió la organización y disciplina con la que nos recibieron al entrar en la cancha cubierta del centro. Las monjas que dirigen la institución habían sentado al alumnado Sentadas, organizadas y en pulcras sillas blancas con las siglas “SMRA”. No se trataba de mobiliario del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio, si no de alguna sigla del centro.

El concierto, al igual que el anterior, fue muy divertido y con gran participación del público. Una vez más hubo que desmontar y trasladar la orquesta al siguiente punto, no sin antes comer un bocado en un Tip Top, en el que pudimos apreciar la calidad gastronómica de la comida rápida nicaragüense.

La Orquesta entró por una de las puertas del Mercado Oriental 2. Lo primero que nos llamó la atención fue que el centro comercial se encontraba prácticamente vacío. Recorriendo los pasillos solitarios llegamos a la terraza de un bar en el interior que, para nuestra sorpresa era el escenario. Pero el desánimo no hace mella en la OCAS y si cualquier otra formación se hubiera desmoralizado por ser las dos de la tarde, haber comido a la carrera, tener un público de cuatro personas y aguantar el calor usual, tuvimos la feliz idea de organizar un pasacalles para reunir a toda la gente posible para el concierto.

La formación improvisada, al más puro estilo de pueblo, recorrió, en solitario las calles del mercado y tras dar una vuelta regresó al punto de partida tan solos como partieron. No es que el poder de convocatoria de aquella banda rural fuera escaso, es que no había gente. Cualquier otra formación hubiera suspendido el concierto, pero para la OCAS, ni siquiera con la falta de público es motivo para no tocar. Así que se montó el escenario y comenzó el concierto en el que la orquesta superaba en número al público. Fue uno de los mejores conciertos hasta el momento ya que nos divertimos muchísimo y fue recompensado con barra libre de Pepsi-Cola y con unos sandwiches.

Los autobuses nos estaban esperando con las maletas y solamente hacía falta incluir los instrumentos. ¡Menos mal que se nos da bien el tetris…! Llegamos puntualmente tarde a León en donde nos estaba esperando la Banda Municipal motivo más que suficiente para que comenzase la celebración entre los músicos de la OCAS. Superada la tentación de quitarles los instrumentos a los de la banda y tocar el Paquito el Chocolatero, nos dirigimos al “Ohtel”.

Un amplio hall conducía a los jardines del patio en el que se distribuían las habitaciones. Decidimos aumentar el vínculo que nos une compartiendo las suites en grupos de entre 6 y 10. No hubo tiempo ni para buscar la piscina y partimos raudamente hacia el teatro, ubicado en un bonito edificio con más de cien años (101, para ser más exactos).

El concierto por fin comenzó, con la benevolencia del público, que había esperado por la OCAS cuarenta minutos, para ver la actuación. Pieza tras pieza el público se fue animando y pronto nos perdonaron el gran retraso.

No se esperaban un concierto así en el que les hicimos participar. A destacar la dirección de la OCAS realizada por Ingrid, una niña de dos años. El viento tuvo que interpretar la obra de pie para poder ver la batuta de la pequeña con un talento increíble para la música.

Con la última obra el público se puso en pie, aplaudiendo con gran entusiasmo. Posteriormente diferentes miembros de la Asociación Amigos del Teatro subieron al escenario para agradecernos nuestra presencia en León (Santiago de los Caballeros de León). También nos hicieron entrega de unos diplomas de reconocimiento a la Orquesta, a Manuel, a Silvia y a Iván como interpretes solistas en el concierto.

Finalizado el concierto, cada miembro de la orquesta dispuso de tiempo libre para emplearlo en cenar, acudir a un festival de Regae, dar una vuelta, tomar el fresco, cualquier motivo era bueno para retrasar el “ingreso” en el “Ohtel”. Cuando ya no pudimos más y el cansancio comenzó a nublarnos la razón nos tendimos en los jergones y rezando porque la fauna que campaba a su anchas por la suite nos permitiera despertarnos por la mañana con la mayor parte de nuestra sangre.

Uno de los grupos de Regae, cuyo cantante habíamos conocido en Bluefields, se alojaba también en el establecimiento y tuvieron a bien continuar la juerga desde las 6 de la mañana hasta las 8, no dejando pegar ojo a la mayoría.

Álbum de fotos del 30 de julio de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s