Desde el León y el Pacífico a Jinotega

Abandonamos con tristeza el alojamiento, del que, afortunadamente, tan solo habíamos disfrutado una noche.

A eso de las 9:30 salimos hacia Poneloya. Como si se tratara del Conquistador Vasco Nuñez de Balboa, descubrimos el Pacífico en donde nos pegamos un baño reparador, de los que hacen historia. El agua, no tan fresca como el Cantábrico ni tan cálida como el Caribe, fue el mejor tonificante que nos podríamos echar encimae. En el chiringuito de la playa nos tomamos un almuerzo al estilo nicaragüense compuesto de un revuelto, gallo pinto, pan y queso.

Otro de los objetivos transversales de este viaje es mejorar la forma física de la orquesta, con lo que comenzó la carga de instrumentos y equipaje y las grandes sudadas. Quienes participaron en la carga chorreaban sudor por todos los poros de su cuerpo. Por fin partimos hacia Jinotega no sin antes dedicar una ovación general a Alfonso que, luchando contra el sol y el terrible calor, ayudó eficientemente a los conductores en el techo de los vehículos.

El viaje a Jinotega fue, de nuevo a contrareloj. Teníamos que estar allí para las 15:00 horas, pero iba a ser difícil, por no decir imposible. Al retraso en la carga del equipaje tuvimos que sumar un par de cortes en la carretera porque la estaban asfaltando, un par de paradas para colocar la lona que llevábamos sobre el equipaje, un “argayu” (desprendimiento) de grandes dimensiones.

Empezamos a subir un puerto y de repente fue como volver a casa. El paisaje era como si estuviéramos subiendo el Alto de la Cobertoria o llegando a Tazones. Evidentemente las especies son diferentes pero el verde es muy similar, la bruma, e incluso la temperatura, muy similar a la de un día de verano de allí.

Por fin llegamos a Jinotega, evidentemente tarde, y allí nos estaba esperando un recibimiento verdaderamente especial. Nos hicieron una recepción que tardaremos en olvidar, pero Jinotega requiere un nuevo post.

Ah… para dar continuidad a la maldición de la OCAS con el transporte público, uno de los autobuses se estropeó  a la entrada a Jinotega.

Álbum de fotos 31 de julio de 2010

Anuncios

4 Respuestas a “Desde el León y el Pacífico a Jinotega

  1. Hay que ver, está claro que el transporte público no es lo vuestro, jaja!!! Vais a tener que hacer muchos esfuerzos y tocar muchos conciertos pa poder abrir una compañía de transportes propia…a ver si así se va el cenizo,,, pero bueno, todos bien y todo va marchando según lo previsto, y también observo que cada experiencia os motiva y os emociona…Muchos besos a todos, a Carmen(viola) te queremos muxo, daré recuerdos de tu parte…y me alegro mucho de que estés en compañía de un grupo tan magnífico…el blog una gran idea para los que os seguimos a tantos miles de kilómetros…Besos. Ali

    • Bufff. Lo de la compañía propia… buff. ¡¡¡Menudo riesgo!!!
      Trasladamos lo que nos cuentas y muchos besos Jinoteganos. A ver si podemos subir pronto las fotos para que veáis lo parecido que es este paisaje con Asturias.
      Besos

  2. No se de que os quejais, con el transporte de tecnología punta que os ofrecen, ja,ja,ja!! aqui no podeis drisfutar de un transporte así, con bola de cristal incluida. Zona de fumadores como en ningún otro transporte y lo más importante el asiento del copiloto
    desmontable, ¿donde vais a conseguir eso?, en ningún lugar, ni el Supra.
    Menuda fiesta de disfraces, seguro que ganaron Lupita y Zapata, vaya humor que teneis, envidiable, seguir así desde aquí lo disfrutamos mucho.
    Besos y abrazos pa tos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s