Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana

Gaspar, el guerrillero, se encontraba metido hasta la cintura en aquel infecto río. Su barba de varios meses le hacia irreconocible, incluso para cualquiera de sus feligreses por los que tanto había luchado y por quienes tomo el fusil y se echó al monte. El primer disparo le destrozo la mandíbula, él, que siempre era el primero en entrar en combate y el último en salir, luchó para salvar su vida pero todo fue inútil, la emboscada a la que un traidor les llevo acabó con él. Su cuerpo inerte quedó flotando en el río.

Gaspar el Cura, había nacido en Asturias, en la Hueria Carrocera. Su padre era minero, vivió en Tuilla, llegado a Tula, Nicaragua en 1969. Desde el principio se interesó por la alfabetización y la mejora de la dignidad y calidad de vida de los campesinos, esto le granjeo la enemistad de los poderosos. Posteriormente, en San Juan de Sur, comenzó su labor como sacerdote de la misma manera, intentando acabar con el comercio de mujeres para la prostitución en el que la policía somocista era ostentosamente partícipe. Intentó incluso paliar estas situaciones hablando con el mismísimo Somoza, con los gerifaltes del ejercito, la Policía y la curia cristiana en Nicaragua. El resultado fue que quedo marcado como cura “sospechoso” y un elemento subversivo a controlar.

Este religioso que denunciaba la pobreza, la injusticia y la represión comenzó a simpatizar y posteriormente a colaborar con el FLNFM (Frente de Liberación Nacional Faraundo Martí), ya sea como correo o favoreciendo encuentros entre distintos lideres revolucionarios. Este sacerdote, que en Navidad cuando solicitaba a algunas empresas de juguetes regalos para los mas pobres de su congregación, no permitía pistolas de juguete o juguetes bélicos, tomó la decisión de echarse al monte y combatir con las armas esta situación ante la incredulidad de su feligresía.

Combatió, curó, alfabetizó y finalmente murió el 11 de Diciembre de 1979 a las 5 de la mañana en un riachuelo de la selva Nicaragüense entre dos tierras que llamaban “el infierno” y “el disparate”. Al día siguiente la noticia llegaba a todos los rincones de Nicaragua, los periódicos afines al régimen se mofaban con titulares como “Cura Rojo muere el infierno”, o “La columna del cura comunista cae en el disparate.

Gaspar García Laviana, el Cura-Gerrillero, consiguió la inmortalidad de los héroes y el agradecimiento perpetuo de quienes le conocieron y a quienes intentó ayudar por cualquier medio, incluso el armado.

Anuncios

6 Respuestas a “Gaspar García Laviana

  1. Una toña a la salud de este gran hombre!

  2. ¡Hola a todos! ¿Que tal estos días? Me entere que estuvisteis con una cooperante asturiana en San Juan de Sur, que se llama Mar. También vi fotos vuestras que ella mandó, a una compañera suya. Ah! Y estoy de acuerdo contigo Aitor.
    Besos y abrazos para todos y uno especial para René.

    • Sí, nos acabamos de despedir de ella hace unas horas. Majísima.
      Estamos llegando al hotel Granada, en el que tenemos conexión, así que estarás comunicada con René.
      Ya le mandamos los besos

      • Luisa tirale de las orejas muy fuerte a René, ya que Yo desde aquí no puedo y cantarle el cumpleaños feliz. Hazlo de mi parte, dale un beso muy grande y otro para vosotros.

  3. PS DESDE YA MUCHAS FELICIDADES A RENE—-DE PARTE DE SUS AMIGOS JINOTEGANOS….LOS MEJORES DESEOS Y SUPERACION EN TODO MOMENTO…..SALUDES A TODA OCAS DESDE JINOTEGA!!!!!

  4. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s