Archivo mensual: agosto 2010

Hasta pronto Nicaragua

El último día en Nicaragua comenzó con mucha pena. Había que hacer las maletas y dejar las habitaciones listas antes de las 12 de la mañana, así que hubo quien madrugó un poco más y aprovechó para conocer la ciudad. Cristina, una cooperante española, nos esperaba en la entrada del hotel para guiarnos en una visita por la ciudad.

Cuando por fin estábamos un grupo importante salimos caminando hacia la catedral, un edificio muy bonito. A las 11.55 aproximadamente subíamos al campanario desde el que teníamos unas vistas muy bonitas de la ciudad: del lago, de la plaza, de las iglesias e incluso de la casa de los Pellas (una de las familias más rica de Nicaragua propietarios de la cerveza Toña y del ron Flor de Caña)

Vista de Granada desde la Catedral

Vista de Granada desde la Catedral

La casualidad quiso que subiéramos exactamente a esa hora en la que el campanero subió a repicar las campanas del Ángelus, ya que eran las 12 de la mañana. Además de las 12 campanadas, nueve repiques más de tres en tres. Aunque un tanto atronador, estuvo bien.

En el campanario de la Catedral

En el campanario de la Catedral

Bajando del campanario

Bajando del campanario

Íbamos a visitar un par de iglesias más y el fortín en el que estuvo apresado Sandino, pero hicimos primero la visita al Centro Social Tío Antonio que nos quedaba de camino. El Tío Antonio y el proyecto merecen un post aparte (ver blog del Tío Antonio).

Este valenciano, afincado en Granada desde hace cinco años, nos explicó y mostró su proyecto por el que está dando lo que tiene. Un hombre campechano que sin tapujos nos contó cómo está sacando dinero de debajo de las piedras para hacer sostenible su proyecto con varias líneas de actuación: educación, sanidad y empleo. Pero de esto ya ahondaremos en otro post.

De charla con el Tío Antonio

De charla con el Tío Antonio

Tras la visita y la charla, visitamos el taller donde los chavales, en su mayoría con discapacidad sensorial o física, tejían las hamacas. Después nos fuimos con el alma un poco encogida sin saber bien si continuar la visita o buscar algún lugar con una temperatura más agradable.

Nos dispersamos y hubo quien fue a hacer compras o a comer o a la piscina a pegarse un baño…

La siguiente cita era el ensayo general a las 4:30 de la tarde en el CPC con la Orquesta de Flautas de Música en los Barrios y Grupo de Ritmo en los Barrios. Tras el ensayo hubo un corto espacio de tiempo para prepararse para el concierto que finalmente comenzó a eso de las 8 de la tarde, con poco menos de media hora de retraso.

El concierto fue muy variado. Inició la OCAS su repertorio al que posteriormente le siguió la interpretación de algunos números del Carmina Burana por parte de un Coro de Granada. Después fue el turno de dos agrupaciones de la orquesta de flautas.

La parte final del concierto fue a cargo de la OCAS y la Orquesta de Flautas de Ritmo en los Barrios que interpretaron varias canciones nicaragüenses como Nicaragua, Nicaragüita o Quincho Barrilete” que entusiasmaron al público asistente.

Concierto en Granada

Concierto en Granada

El concierto finalizó con la OCAS al ritmo del Mambo de Pérez Prado que de nuevo puso al público en pie. Para acabar nos hicimos una foto fin de Vínculos 2010.

Foto de la OCAS fin Vínculos 2010

Foto de la OCAS fin Vínculos 2010

Una vez finalizado el concierto se buscó un lugar para cenar y se volvió al hotel a esperar la salida del autobús que nos llevaría al aeropuerto de Managua. Por los diferentes rincones del hotel cada cual se fue acomodando como pudo hasta que a las 2 de la madrugada llegó Don Pedro con su autobús y empezamos a cargar, por última vez en este viaje, las maletas y bártulos.

Una postura cómoda para dormir

Una postura cómoda para dormir

Afortunadamente la mayoría de las maletas pesaban bastante menos que a la ida. Medicamentos, ropa, bolígrafos, linternas sin pila, folios, carpetas, zapatos… habían sido entregados por las diferentes localidades nicaragüenses y lo poco que nos quedaba lo entregamos o al Tío Antonio o a Paola, de Ritmo en los Barrios porque sabemos que le darán un buen uso.

Por supuesto también aligeramos mucho nuestro equipaje porque habíamos hecho entrega de todos los instrumentos recogidos en la campaña en colaboración con la Fundación SEUR y la Fundación ROSE.

También se quedaron en Nicaragua los cacharros de cocina con los que el público nicaragüense tanto disfrutó. Esperamos que cada vez que los hagan sonar por allí se acuerden un poquito de la OCAS. Para despedirnos, allí estaban Paola Moreira y Reyna Somarriba, unas magníficas personas y anfitrionas que nos han hecho infinitamente más fácil nuestro viaje por Nicaragua.

Paola nos ha acompañado en toda la gira y ha sido nuestra conseguidora, la mujer que ha logrado todo aquello que parecía imposible y a la que le agradecemos de corazón todo lo que ha hecho por la OCAS y por Vínculos 2010. Los proyectos Ritmo en los Barrios y Música en los Barrios cuentan con dos magníficas y excelentes profesionales. Confiamos en que el tiempo nos permita volver a coincidir con ellas, en Nicaragua o en España.

Paola Moreira y Reyna Somarriba

Paola Moreira y Reyna Somarriba

Aún con menos peso y menos bultos, no fue fácil entrar en el autobús y menos aún seguir durmiendo, aunque hubo quien encontró un lugar privilegiado. Afortunadamente, el trayecto duró menos de 1 hora.

En el autobús de Pedro, rumbo al aeropuerto

En el autobús de Pedro, rumbo al aeropuerto

Cualquier lugar es bueno para dormir

Cualquier lugar es bueno para dormir

Una vez en el aeropuerto tuvimos que esperar un poco hasta que llegó una chica majísima de American Airlines con quien volaríamos hasta Miami. El miedo al sobrepeso del equipaje era importante. Nos habían comentado que American Airlines era muy estricta en este tema y para colmo nuestros billetes tenían un límite de 20 kilos, en lugar de 23.

Como en cada mostrador de facturación empezamos a comentar que éramos una orquesta, que veníamos en un proyecto de cooperación, que traíamos más kilos de la cuenta… La chica que nos atendió parecía saber quién éramos porque no dejaba de decirnos: “no hay problema” y efectivamente no lo hubo. Fue increíble, porque en poquísimo tiempo teníamos todas nuestras tarjetas de embarque y todo el equipaje facturado.

Embarcamos también sin ningún problema, aunque nos hicieron abrir el equipaje de mano y con puntualidad despegamos de Nicaragua rumbo a Miami.

Con mucha pena dejamos un país en el que se han creado unos Vínculos realmente fuertes y con el que esperamos volver a encontrarnos. Nicaragua es un país que merece la pena conocer por su paisaje, pero sobre todo por su gente. Hasta muy pronto Nicaragua, Nicaragüita, la flor más linda de mi querer…

Álbum de fotos del 12 de agosto de 2010

Anuncios

Últimas actividades, también la Fiesta Vínculos 2010

Para no perder la costumbre, a eso de las 9 de la mañana intentábamos salir hacia un nuevo centro, en esta ocasión un Centro de Educación Especial. Estaba relativamente cerca así que una parte de la OCAS se fue caminando mientras los instrumentos fueron trasladados en la maravillosa “camioneta” de Paola.

Centro de Educación Especial

Centro de Educación Especial

Las nubes que había en el cielo no tenían muy buena pinta y tras todos estos días en Nicaragua ya nos atrevíamos a pronosticar que iba a caer una buena tromba de agua en breve, y así fue. Se iba a dar el concierto en el patio del colegio, pero hubo que trasladarlo a un aula en el que había alguna que otra gotera.

Más lluvia

Más lluvia

Las primeras obras las interpretó la Orquesta de Flautas Dulces de Música en los Barrios, dirigidas por Reyna Somarriba y después fue el turno de la OCAS.

Orquesta de Flautas Dulces

Orquesta de Flautas Dulces

Fue un concierto muy especial, en el que hay que destacar la dirección magistral de la orquesta por parte de un niño sordo. También hay que nombrar a Emily, una niña ciega de 5 años, que quería repetir uno de los sonidos del concierto de cacharros de cocina y que con una cacerola y una cuchara interpretó con la OCAS la marcha Radetzky, como si de una percusionista profesional se tratara.

Emily a la percusión

Emily a la percusión

Tras el concierto fue el turno del ensayo en el CPC, situado en la plaza principal de Granada. El ensayo era conjunto con la Orquesta de Flautas Dulces de Música en los Barrios y el Grupo de Ritmo en los Barrios.

Ensayo de la Orquesta

Ensayo de la Orquesta

Luego fuimos a comer y después fueron las clases de instrumento en la Casa de los Tres Mundos y en el Hotel. La práctica totalidad de la orquesta fue profesora de gente de muy diferentes edades. La experiencia, como siempre, muy enriquecedora.

Olvido y Guillermo impartiendo clases

Olvido y Guillermo impartiendo clases

Iván imparte clases de guitarra

Iván imparte clases de guitarra

Ya de noche y tras un buen baño en la piscina tocó el turno de arreglarse para salir a cenar. Una buena parte del grupo acompañó al Combo de Jazz de la OCAS que ofrecía su último concierto, dentro de Vínculos 2010. El lugar del concierto fue el lujoso Hotel Darío en el que obtuvieron un nuevo éxito con todos los temas interpretados.

Combo de Jazz de la OCAS

Combo de Jazz de la OCAS

El público finalizó en pie, de nuevo, cantando el “Suave, suave”… acompañando a Flavio que lo dio todo nombrando a unos y otros para que bailaran en el centro de la pista.

Después se fue todo el mundo al hotel en donde nos esperaba la magnífica fiesta Fin de Vínculos. La Comisión de Festejos compuesta por Iván, Román, Flavio, Pumu, Fonso, Lucho, Aitor y Pandal, en los pocos ratos libres existentes, se encargaron de organizar la fiesta en el hotel que fue de un cachondeo total.

Todo el mundo obtuvo su premio: un diploma en el que se le nombró Miss o Mister algo: Mister Banbán: Marino; Miss Casablanca: Carmen Méndez Lost; Mister Dele-Dele: Manuel; Miss España: Arantza; Mister España: Pedro; Mister Wikipedia: Fernando; Mister Pupas: Nacho; Mister Oficialidá: René; Mister Punset: Iván; Mister Puto Amo: Jaime; Miss Blogger: Luisa María; Miss Princesita Rosa: Reyes; Miss Recuerdos: Olvido; Miss Pick-up mojada: Paola; Miss Flauta Dulce: Reyna; Miss Garifuna: Diana; Mister Parlante: Jano; Mister Narco: Lucho; Mister Sánchez Dragó: Aitor; Miss Lo que el viento se llevó: Silvia; Miss Funda pesada: Laura; Mister sarcófago: Marc; Mister Jazzman: SanPe; Miss Chavalina; Mister Cheroky: Campa; Miss Subversiva: Alba; Mister ONG: Pumu; Miss Bibliotecaria: Carmen Tomé; Mister Desnudo: Flavio; Mister Paisano: Fonso; Mister Nicaragua: David; (falta algún título más que iremos incorporando según nos vayamos acordando: Irene, Lorena, Román, Rafa, Gema ¿alguien más? )

Comisión de Fiestas

Comisión de Fiestas

También hubo galardones para quienes han resistido más en la noche y la fiesta Nicaragüense que dejaremos en el anonimato 😉

Además, hubo una votación popular en la que se obtuvo el premio, con banda incluida de Miss Vínculos: Carmen Tomé; Mister Vínculos: Román; Miss Simpatía: Lorena; Mister Simpatía: Flavio.

La fiesta acabó cuando acabó, ni pronto ni tarde: a su hora. Estuvo realmente bien y nos reímos y disfrutamos de ella un montón. Un aplauso para la Comisión de Festejos. Así que nos fuimos a hacer la maleta a disfrutar del último sueño en una cama nicaragüense.

Álbum de fotos del 11 de agosto de 2010

Concierto didáctico en Granada y Las Isletas

A eso de las 9 de la mañana intentábamos salir hacia la Iglesia situada al lado del Colegio Estefanía, a las afueras de Granada en el bus, con Don Pedro, nuestro conductor en Granada.

Cuando llegamos allí, en el colegio estaban en el descanso, así que tuvimos el tiempo justo para colocarnos y situar los bancos de forma adecuada.

Concierto Didáctico en la Epifanía

Concierto Didáctico en la Epifanía

Poco a poco fueron viniendo los grupos de niñas y niños de forma muy organizada y se fueron acomodando frente a la OCAS. El concierto estuvo muy bien, efectivamente los didácticos se nos da muy bien. A pesar de que eran muy pequeños, prestaron muchísima atención y participaron de forma muy activa en cada una de las piezas del concierto. El novio de la boda campesina fue Ferrán, un cooperante catalán que nos acompañó en el concierto, junto con su compañera Laia.

Boda campesina

Boda campesina

El concierto estuvo bien, en la línea de los conciertos didácticos anteriores. Desde la primera obra se ganó al público que poco a poco se fue integrando con la orquesta.

Concierto didáctico

Concierto didáctico

Al finalizar el concierto se hizo entrega de algunos de los instrumentos recogidos con la campaña de SEUR. Se hizo la donación al proyecto “Ritmo en los Barrios” de un par de guitarras, de un trombón y de varias flautas dulces. Ritmo en los Barrios es una actividad interesantísima que está haciendo llegar la música a niños y niñas de todo tipo de lugares, muchos de ellos son comunidades rurales como en la que actuamos hoy.

También nos contaron la historia de un árbol: el chilamate.

Chilamate

Chilamate

Dice la leyenda que si quieres tener suerte que a medianoche debes acostarte sin ropa bajo él y que caerá una flor. En ese momento se deberán correr 100 yardas, hacer una cruz en el suelo y esperar allí un rato. Lo curioso del árbol en cuestión es que nunca nadie ha visto la flor en el árbol y que solamente se ve el fruto (a ver si alguien de la OCAS se acuerda del nombre).

Volvimos al hotel y en poco más de media hora, la mayor parte del grupo estábamos en el bus de nuevo rumbo a las Isletas. Nos desplazamos unos 5 kilómetros hasta el embarcadero en el que nos distribuimos en dos grupos, ya que iríamos en dos pangas. El aspecto de estas barcas no tenía nada que ver con las de Bluefields y confiamos en que en esta ocasión íbamos a hacer el recorrido sin ningún altercado, como así fue.

En la panga por las Isletas

En la panga por las Isletas

Elegimos hacer el recorrido largo, de una hora, para poder ver de cerca la reserva a la falda del volcán Mombacho y las Isletas. El paisaje fue verdaderamente espectacular, incluso un mono se asomó a saludarnos y pudimos hacer la foto de rigor.

El mono de las Isletas

El mono de las Isletas

Al principio la cima del volcán Mombacho estaba cubierta por nubes, pero a lo largo del trayecto pudimos verlo al completo. En el horizonte también pudimos ver el volcán Maderas, que habíamos visto más de cerca en nuestra visita a la Isla de Ometepe. El paseo en barca fue realmente increíble.

El Volcán Mombacho al fondo

El Volcán Mombacho al fondo

Dicen que en total hay 365 isletas, las mismas que los días del año. Algunas de ellas son verdaderos palacios y casas de lujo, en otras apenas hay hierba y en otras vive gente humilde, que suponemos sobrevive con lo que la naturaleza le da. Después nos enteramos de que había una escuela en una de las Isletas y lo cierto es que nos habría gustado muchísimo haber ofrecido un concierto en ella. Habrá que dejarlo para el próximo Vínculos con Nicaragua (si es que se lleva a cabo).

Habitantes de las Isletas

Habitantes de las Isletas

Hicimos fotos a babor, a estribor, de proa a popa para tener el recuerdo y mostrar el lugar tan magnífico que visitamos. Paramos en una de las isletas que es un restaurante en el que hay una piscina con agua del lago, pero nos bañamos directamente en Lago Cocibolta o Lago Nicaragua. El agua aquí estaba realmente caliente.

Un baño en el lago

Un baño en el lago

A la vuelta al hotel una buena parte del grupo bajó a la piscina del hotel en la que se está realmente bien y donde jugamos con la pelota un buen rato. Se nos hizo de noche y llovió, pero nos dio igual, allí seguíamos con agua por todas partes.

A las 8 de la tarde el Combo de Jazz volvió a ofrecer un nuevo concierto en la Terraza del hotel Granada en donde tenemos el alojamiento. Fue un nuevo éxito del grupo en donde se estrenó una versión muy interesante de la “Palmera” (igual hay que cambiarle el nombre por el “Suave, suave”).

Una parte importante del grupo se fue a cenar al Restaurante Casablanca, un lugar mítico de Granada que está cercano al hotel. Hubo quien se mojó ya que a ratos llueve a chorro y relampaguea que da gusto.

Álbum de fotos 10 de agosto de 2010

Granada… empieza la cuenta atrás

Granada es la ciudad que cerrará Vínculos 2010 y ya estamos en ella, así que puede decirse que empezamos la cuenta atrás.

A las 9 de la mañana intentábamos salir rumbo a la Escuela Juan Diego, de la Colonia Agrícola Tepetac, un colegio rural a la falda del volcán Momotombo. El paisaje era selvático y la carretera digna del Rally Safari.

Cuando llegamos estaban en mitad del almuerzo, a base de arroz y frijoles. En cuanto vieron el ajetreo orquestal (los chunches: cachivaches) abandonaron la cola para el rancho. Mientras estábamos montando, la orquesta sufrió la invasión de los 150 niños y niñas, ansiosos por meter los dedos en todas partes.

Se estaba inaugurando solemnemente una nueva modalidad de concierto: Concierto-apetuguñau. A una prudencial distancia de treinta centímetros de la primera línea de violines, se sentó la primera fila de criaturas. Inmediatamente, un destacamento de otras criaturas pasó por encima de las primeras y la distancia se redujo a escasos tres centímetros. Aún así, hubo otro intento más de invasión, por parte de un comando de nuevas criaturas que fue inmediatamente aplacado al grito de Manuel: “¡¡AQUÍ NO!!” A continuación comenzó la presión por la retaguardia con una presión que iba en aumento.

El concierto estuvo bien. Con las criaturas un poco más revoltosas de lo normal, pero con el éxito habitual.

Del colegio volvimos al hotel e hicimos algunos recados, como ir al banco. La mayoría del grupo partimos hacia la Laguna de Apoyo, una reserva natural absolutamente fascinante. Se trata del cráter de un volcán, inundado de agua dulce, con las paredes casi verticales y tapizado con un bosque tropical de película. La bajada era de lo más entretenida: o te dabas contra la ventana, o tenías que sujetarte para no resbalar. ¿Para qué ir a Port Aventura?.

Cuando estábamos llegando se descargó la “Tormentitanuestradecadadía, dánoslahoy”. Una vez más, ¡qué manera de llover! Increíblemente el cielo de Nicaragua se supera cada día y luego hubo quien dijo… “Mejor, así salimos directamente en bañador y dejamos las cosas en el bus”. Afortunadamente dejó de llover cuando el autobús paró y no cayó una gota durante los dos minutos que tardamos en ponernos a cubierto. De nuevo empezó a llover a mares, o a lagunas.

Pero la OCAS es irreductible y sin saber si había más agua en el cielo o en la laguna decidió meterse en el agua. Realmente resultó un espectáculo de la naturaleza muy singular comprobar cómo el agua en tromba que caía, formaba una especie de canicas en la superficie de la laguna.

En aquel entorno pasamos un rato memorable y más si se tiene en cuenta el paisaje espectacular y las hamacas comodísimas que estaban a nuestra disposición y en las que se cuajó más de una siesta tropical.

Esperamos que nuestra amiga de Sanidad Exterior no lea este post, porque hemos incumplido la recomendación que nos dio de no bañarnos en agua dulce estancada. Pero nos han dicho que es el agua dulce más limpia de todo Nicaragua.

Para la subida la tromba de agua había dejado un par de pedruscos en medio de la presunta carretera. Menos mal que nos acompañaba en la expedición el Aitzcolari Rafa, de Bilbao, claro.

A eso de las 6 de la tarde llegamos al hotel, en donde ensayamos cuatro obras nicaragüenses, con nuestra querida Reina Somorriba, directora nicaragüense. Fue un ensayo de lo más íntimo, en la penumbra, en la recepción del hotel porque la alternativa con luz implicaba goterones tamaño XXL por doquier (volvía a llover, evidentemente).

Tras el ensayo fuimos al Tele Pizza nicaragüense en donde el Combo de Jazz de la OCAS deleitó con muy buena música que agradeció el público que abarrotaba el local, mientras cenaba. Hubo aplausos y se pidió la propina que volvió a ser el apoteósico “La Palmera”. Para acabar, sonó una versión jazzística del Cumpleaños Feliz para dos personas: Paola y René. Paola es nuestra querida conseguidora nicaragüense y desde hoy la OCAS ya tiene un mayor de edad: René.

La siguiente parada de un gran número de miembros de la OCAS fue el Café Conchis en donde a buen ritmo se compartió un buen rato con la gente de Ritmo en los Barrios y Música en los Barrios.

Álbum de fotos 9 de agosto de 2010

Sueños cumplidos, por Mar Romero (una asturiana en San Juan del Sur)

Trasladamos aquí el texto que nos ha hecho llegar nuestra amiga Mar, con la que coincidimos en San Juan del Sur y con quien hemos pasado unos momentos muy entrañables. Aquí va su historia. Gracias a ti, Mar y ya nos vemos en septiembre:

Mar Romero. Al fondo el volcán Maderas

Mar Romero. Al fondo el volcán Maderas

“Siempre tuve el deseo de participar en un proyecto de cooperación al desarrollo. De observar y vivir en primera persona la realidad de un País del Sur. De estar cerca de su gente y platicar, como dicen en Centroamérica, sobre sus sueños y desilusiones.

Y este año mi deseo se ha cumplido. Todo comenzó con una llamada de Cáritas Diocesana de Oviedo anunciándome que era beneficiaria de una de las prácticas en el ámbito de cooperación al desarrollo de la Universidad de Oviedo junto con la entidad mencionada y la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo. Mi corazón palpitaba como una locomotora y todo mi cuerpo temblaba… Y en poco más de un mes me he visto en un avión rumbo a Nicaragua, preocupada por la escala que iba a hacer en Miami y si me iban a requisar los medicamentos recolectados para donar a mi llegada. Pero, ¿cuándo ha comenzado todo esto?, ¿qué hago yendo a Nicaragua?, ¿no me basta con ver un documental? ¿Acaso este viaje va a servir de algo?… en mi cabeza realmente rondaba el miedo a enfrentarme a un mundo de injusticias y desigualdades, de pobreza y de miseria.

Pero, mi miedo fue pasando a un segundo plano en cuanto pise tierra Nicaragüense. Mi maleta había llegado a destino y las personas con las que voy a convivir durante casi dos meses, Doña Lilliam Reyes y su familia, me recibían con los brazos abiertos.

Doña Lilliam es presidenta de la Asociación de Mujeres Bahía Gaspar García Laviana y será quien me brinde la oportunidad de conocer la realidad de las gentes nicaragüenses. Se trata de una asociación formada por mujeres de las comunidades rurales y cuyo objetivo es impulsar su desarrollo social y económico. Entre otros, desarrollan proyectos agrícolas y pecuarios, colaborando en la promoción de las economías familiares. También lideran proyectos educativos, fomentando la cultura emprendedora, becando a estudiantes en formación técnica y universitaria y capacitando principalmente a mujeres en temas de autoestima, liderazgo, planificación familiar y violencia de género. Y los medicamentos recolectados en España y escondidos en mi maleta irán destinados a las consultas médicas que realizan en las comunidades rurales.

Pero, Doña Lilliam no sólo es presidenta de la asociación también es una líder. Y es a través de ella que me entero y tengo la oportunidad de coincidir en San Juan del Sur con la OCAS… incluso de ver algunas caras conocidas de Valnalón, donde trabajo… ¡Qué pequeña es nuestra Madre Tierra!

Creo que les acompañé a 8 conciertos en el departamento de Rivas, perdí la cuenta… y en cada uno de ellos mi corazón se ha encogido. Es maravilloso ver las caras de esos niños y niñas disfrutando y participando de la música. Ver sus bocas abiertas de sorpresa al oír música salida de cacharros de cocina. ¡Mama de mayor quiero ser artista!

Gracias OCAS por las emociones sentidas. Gracias Nicaragua por los sueños cumplidos.

Mar Romero”

De San Juan del Sur a Granada, pasando por Ometepe y Masatepe

A las 7:30 de la madrugada nos recogía el autobús de NPH (Nuestros Pequeños Hermanos) para llevarnos a San Jorge, en donde cogeríamos el ferry que nos trasladaría la isla de Ometepe. Por una vez en el viaje llegamos puntualmente a embarcarnos.

El paisaje hacia la isla era una maravilla con las cumbres de los volcanes Maderas y Concepción cubiertos por las nubes y la inmensidad del lago Nicaragua.

A nuestra llegada a la isla nos esperaba otro bus de NPH para llevarnos a su comunidad. En un entorno similar al de Jinotepe viven unos 160 niños y niñas de entre 8 y 16 años en casas en las que viven con sus “tíos” y “tías” (las personas responsables de cada casa).

El concierto tuvo de nuevo un gran éxito. A medida en la que se iban interpretando las obras la gente se iba acomodando más cerca de la orquesta, encaramándose en los bancos. Fue un concierto muy participativo en el que hubo que dar una propina final por el gran número de aplausos y gritos de “OTRA”, “OTRA”.

Fue muy entrañable la comida tras el concierto. Chicos por un lado, chicas por otro nos fuimos al lugar en el que unas y otros comen, siguiendo sus pautas habituales. Se iba haciendo cola según por mesas y nos iban sirviendo un arroz con guiso de papas y allote (una hortaliza exquisita). Estaba buenísimo, así como el zumo de melón.

“Donde fueres haz lo que vieres”, así que por dos ocasiones en la comida nos pusimos en posición de rezo (con las palmas de las manos enfrentadas) y escuchamos cómo se daba gracias por la comida y se recordaba a todas las personas queridas de la comunidad, entre ellas Kevin, el hermano de Daniela, que se había muerto el año pasado en una operación del corazón. Después de comer Daniela nos enseñó la foto en la que estaba con él.

Volvimos a hablar de todo, esta vez las niñas con las niñas y los niños con los niños: de comida, de los diferentes significados de las palabras, de la organización de las casas, del futuro, de España, de Nicaragua, de todo. Fotografías, besos y abrazos se repitieron hasta que nos fuimos, de nuevo con ganas de quedarnos.

En esta ocasión se jugaron a la vez dos partidos: fútbol y baloncesto. Por cierto, hay que contar que las chicas del NPH de Ometepe fueron campeonas de fútbol en el torneo que hacen todos los NPH de los 9 países: Haití, Honduras, Salvador, Nicaragua, Bolivia, Panamá, México, Guatemala y Perú.

A las 3:20 salió el ferry hacia San Jorge en donde otro autobús nos llevaría, primero a Masatepe y después a Granada. Llegamos a Masatepe justo a tiempo para dar el concierto en la iglesia que estaba bastante llena.

Suena repetitivo, pero lo cierto que en Masatepe la OCAS volvió a triunfar, desde el inicio con la Polka Jockey hasta el “Qué rico Mambo”. Tras los aplausos finales dos personas de la localidad tomaron el micrófono e hicieron un agradecimiento a la orquesta y a la posibilidad que les habíamos -brindado al ofrecerles nuestra música.

Tras el concierto, la asociación de la localidad nos ofreció una cena casera que aquí se llama “Caballo Bayo” y que consta de tortillas, frijoles molidos, crema, queso, chorizo, morcilla, res desmenuzada, pollo y ensalada de tomate. Todo ello presentado en hojas de tamal.

El sabor… impresionante, de verdad. Al final, no pudimos menos que aplaudir a las cocineras que nos alegraron el estómago y la tarde. ¡¡¡Qué gran cena!!!

De ahí marchamos hacia el Hotel Granada, de Granada, pero la de Nicaragua. En menos de 1 hora habíamos llegado, por fin.

Aunque nos habían dicho que la piscina estaba cerrada, hubo quien no pudo resistirse porque es espectacular.

Álbum de fotos del 8 de agosto de 2010

Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana

Gaspar, el guerrillero, se encontraba metido hasta la cintura en aquel infecto río. Su barba de varios meses le hacia irreconocible, incluso para cualquiera de sus feligreses por los que tanto había luchado y por quienes tomo el fusil y se echó al monte. El primer disparo le destrozo la mandíbula, él, que siempre era el primero en entrar en combate y el último en salir, luchó para salvar su vida pero todo fue inútil, la emboscada a la que un traidor les llevo acabó con él. Su cuerpo inerte quedó flotando en el río.

Gaspar el Cura, había nacido en Asturias, en la Hueria Carrocera. Su padre era minero, vivió en Tuilla, llegado a Tula, Nicaragua en 1969. Desde el principio se interesó por la alfabetización y la mejora de la dignidad y calidad de vida de los campesinos, esto le granjeo la enemistad de los poderosos. Posteriormente, en San Juan de Sur, comenzó su labor como sacerdote de la misma manera, intentando acabar con el comercio de mujeres para la prostitución en el que la policía somocista era ostentosamente partícipe. Intentó incluso paliar estas situaciones hablando con el mismísimo Somoza, con los gerifaltes del ejercito, la Policía y la curia cristiana en Nicaragua. El resultado fue que quedo marcado como cura “sospechoso” y un elemento subversivo a controlar.

Este religioso que denunciaba la pobreza, la injusticia y la represión comenzó a simpatizar y posteriormente a colaborar con el FLNFM (Frente de Liberación Nacional Faraundo Martí), ya sea como correo o favoreciendo encuentros entre distintos lideres revolucionarios. Este sacerdote, que en Navidad cuando solicitaba a algunas empresas de juguetes regalos para los mas pobres de su congregación, no permitía pistolas de juguete o juguetes bélicos, tomó la decisión de echarse al monte y combatir con las armas esta situación ante la incredulidad de su feligresía.

Combatió, curó, alfabetizó y finalmente murió el 11 de Diciembre de 1979 a las 5 de la mañana en un riachuelo de la selva Nicaragüense entre dos tierras que llamaban “el infierno” y “el disparate”. Al día siguiente la noticia llegaba a todos los rincones de Nicaragua, los periódicos afines al régimen se mofaban con titulares como “Cura Rojo muere el infierno”, o “La columna del cura comunista cae en el disparate.

Gaspar García Laviana, el Cura-Gerrillero, consiguió la inmortalidad de los héroes y el agradecimiento perpetuo de quienes le conocieron y a quienes intentó ayudar por cualquier medio, incluso el armado.