Día 18: El Khorbat, 13 de agosto

AutobúsEl número de horas que estuvimos en el autobús fue considerable ¿diez? ¿once?. Afortunadamente el vehículo era cómodo y había plazas para que todo el mundo se pudiera acomodar medianamente bien. El pasillo, como siempre, fue a tope.

Llegamos, muertos de hambre a El Khorbat, un lugar que nos encantó desde el momento en el que pusimos los pies en el suelo. El Khorbat es un ksar, o un alcázar, construido con adobe a mediados del siglo XIX, habitado por bereberes. Los pasadizos para llegar al hotel nos entusiasmaron aunque tuviéramos que ir cargando con las maletas un buen trecho.

El desayuno fue más que bueno y con el hambre que llevábamos nos supo como el mejor de los manjares. Después nos instalamos en el hotel, cuyas habitaciones nos dejaron con la boca abierta por el buen gusto con el que estaban decoradas.

En la piscinaEl concierto sería por la noche, a partir de las 10:30, así que hubo tiempo para descansar, conocer la localidad, hacer una ruta en bici hasta unas dunas próximas, pegarse un baño en la piscina y disfrutar de la conversación con la gente de la zona.

También hubo tiempo para buscar el lugar más adecuado para ofrecer el concierto, que finalmente sería en la plaza que da acceso al Ksar con cabida para unas 500 personas.

El lugar era de ensueño, con sus túneles, sus torres con símbolos bereberes, la tranquilidad, la buena gente. Así que pronto nos sentimos como en nuestra casa, eso sí, con calor, con mucho calor.

El Khorbat

Era la hora del concierto y aquello no parecía que fuera a tener una gran acogida. El público, mayoritariamente niños y niñas, se sentó en unas alfombras en el suelo y el resto de gente mayor se situó al fondo de la plaza.

Concierto

Como por arte de magia, en cuanto dio inicio el concierto, la gente empezó a llegar de un lugar y otro hasta dejar prácticamente llena la plaza.

Concierto
Concierto

Niños, mayores, bereberes, españoles (hay mucho turismo español en El Khorbat) aplaudieron y sabemos que disfrutaron porque así nos lo hicieron saber en francés, bereber, árabe, inglés y español.

Tras el concierto, un grupo local nos ofreció música tradicional que varios miembros de la OCAS acabaron bailando junto con jóvenes de esta localidad.

El concierto en El Khorbat fue sin duda uno de los concierto más memorables de Vínculos 2011.

Álbum de fotos día 18: El Khorbat, 13 de agosto de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s