Día 20: El Desierto-El Khorbat, 15 de agosto

Amanecer en el desiertoA la mañana siguiente nos fuimos despertando, a algunos hubo que despertarlos, eran las cinco de la mañana y comprobamos como había entrado la fina arena por todos los sitios. Unos cuantos desperdigados que durmieron en las dunas fueron llegando y nos reunimos en una duna para ver nacer el sol, todo un espectáculo. Después intentamos ponernos en camino lo antes posible para que el calor no nos atrapara por el camino.

DesiertoRegresamos a nuestras monturas y la caravana se volvió a formar. En esta ocasión el sol nos acompaño durante las tres horas que duro la vuelta. El impresionante recorrido por las rojas dunas fue realmente un derroche de belleza. Quienes llevaban cámaras de fotos o videos, no daban a vasto, cada duna parecía más expléndida que la anterior, cada ángulo, cada perspectiva, cada encuadre, una saturación de los sentidos, un gozo estético solo comparable al gozo de lanzarse a la piscina del Nomad Palace en cuanto nos apeamos de nuestros dromedarios y digo nuestros, porque en tan breve periodo de tiempo ya apreciábamos a nuestra monturas.

Desierto 2

Desierto 3

De regreso a El Khorbat paramos en una cantera en la que trabajaban mármoles y piedras en las que se incrustaban miles de fósiles de diversos tamaños, desde pocos milímetros a varios metros. Trilobines, Amonites y otros restos fosilizados  fueron una interesante y atractiva parada, para muchos un impagable aire acondicionado.

En el Khorbat nos esperaban los Gnawa, pero eso ya es otra historia…

Niño gnawa

Los Gnawa

A la llegada al Khobat, llegamos apurados de tiempo al ensayo de la OCAS Jazz Ensamble con los Gnawa, una agrupación de carácter musical y religioso. Nos recibieron con sus vestimenta impolutamente blanca con su gumía (puñal) atada a un cordel rojo que les cruzaba el pecho.

Fotos Gnawa

El ensayo, aunque complicado, fue muy interesante y supuso un primer vínculo con dos culturas musicales tan distintas.  Solamente quedaba esperar a la noche en donde se realizó el concierto en el que la fusión entre las dos formaciones, aunque complicada, terminó de forma espectacular con aplausos y con un público totalmente entregado. Una experiencia única de fusión entre la música etnico-religiosa y el más agnóstico Jazz.

Concierto Gnawas - OCAS Jazz Ensemble

Púbico en el concierto

Álbum de fotos día 20: El desierto-El Khorbat, 15 de agosto de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s