Día 4º: 21 de febrero en Otavalo. Día de Carnaval

Cuicocha

Tenemos la mañana libre así que decidimos encontrar un transporte que nos lleve a la laguna de Cuicocha.

A una altitud de 3.068, es una Caldera volcánica al pie del volcán Cotacachi en la Cordillera Occidental de los Andes ecuatorianos. La caldera fue formada por una masiva erupción freática hace 3100 años generando 5 Km cúbicos de flujos piroplásticos y cubriendo la zona aledaña con una capa de ceniza volcánica de 20 cm. El volcán ha permanecido inactivo desde entonces. Las erupciones del Cotacachi, Imbabura, Mojanda y Cayambe han generado un suelo fértil en el valle de Otavalo.

La suerte nos acompaño ya que hoy es feriado (festivo). Localizamos sin mayor dificultad dos transportes privados una furgoneta cerrada para aproximadamente diez personas y un pick-up para tres personas dentro y el resto en la caja, unas seis personas.

Transporte al lago Cuicocha

-¿Ponemos el toldito patrón?-, le pregunto el conductor de la pick-up a Manuel, este mirando al cielo respondió, -No, no creo que llueva-, efectivamente no llovió pero nadie se acordó de que estamos en carnaval y de que el principal entretenimiento de las gentes ecuatorianas es empapar al prójimo,  y más si este circula en una pick-up.

Desde nuestra salida de Otavalo, Manuel, Guillermo “Pumu”, Román, Iván, Aitor, Carmen y Ana, (los siete magnificos), fueron el blanco de todos los cubos de agua, mangueras, cariocas de espuma y globos de agua de todos y cada uno de los pueblitos que atravesábamos. Las gentes corrían a sus casas a por los cubos de agua cuando nos veían acercarnos por el camino. Empapados y ateridos por el frío llegamos a Cuicocha.

Algún antiguo dios Inca se apiadó del grupo y el sol salió como solo sale aquí, “a cañon”, secando parcialmente al grupo que agradeció infinito el calor de los chalecos salvavidas de la lancha que nos hizo un impresionante recorrido por la laguna.

Lago Cuicocha

En el centro de la laguna se encuentran dos islas con un canal que las separa al que llaman “del amor”. Sobrecogedora la caldera volcánica en la que se encuentra la laguna, una exuberante vegetación lo cubre todo. Hicimos una parada al borde repleto de totora de las islas, para observar cómo miles de burbujas ascienden del fondo de la laguna de este cráter activo que aún huele a azufre.

De regreso (ya con el toldito puesto) pudimos recrearnos aún más si cabe en el paisaje. Después de comer nos reunimos en en Centro La Joya para el último ensayo antes de los dos conciertos de mañana en el Teatro del Centro “Colibrí” de Otavalo.

Ensayo en La Joya

En ensayo fue muy productivo atreviéndonos incluso a engrosar el repertorio con la “Boda Campesina” de Leopoldo Mozart. Mañana será un día duro, dos conciertos y el viaje hacia Quito, nueva etapa del Vínculos 2011/2012 Ecuador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s