Cuaderno a destiempo 1

Por Manuel Paz

Hasta que el sol se pone no se puede comer ni beber en Ramadán.

Puesta de sol desde Las Cuevas de Hércules - Tánger

Puesta de sol desde Las Cuevas de Hércules – Tánger

En Tánger, hace unos días, -por eso este es un cuaderno a destiempo- se puso el sol de esta guisa, justo encima de un carguero. En ese preciso instante las calles de Tánger, de todo el país y de todo el mundo árabe, se quedaron desiertas porque toca desayunar -le dicen desayuno de Ramadán-. Cada día a esas horas todo el mundo se va a su casa a compartir mesa con la familia y así, hasta las 4 de la madrugada. Es lo más parecido a una cena de Nochebuena pero durante un mes seguido cada vez que el sol se ponga sobre un carguero, un árbol o cualquier otro objeto o lugar.

El Ramadán empieza y acaba con una luna nueva así que, más o menos, su celebración empieza y acaba 10 días antes con respecto al año anterior, esto es, recorre todo el calendario cada 36 años y medio; pero más o menos, porque la fecha exacta del comienzo se sabe sólo con unas semanas de antelación y la del final no se conoce con exactitud hasta 2 ó 3 días antes. Es que hay que ver la luna para decretar ese final y, aunque ya los griegos predecían con total precisión todos los movimientos de la Luna, eclipses incluidos, y las fases de la luna no son un misterio para nadie, debe ser un imán autorizado el que vea con sus propios ojos el finísimo recorte de luz que se le pone a la Luna en forma de C invertida cuando se inicia el creciente.

Me han llegado a decir que si un imán avisa desde, por ejemplo, Merzouga de que ve la Luna, la comisión encargada puede llegar a viajar desde Rabat en helicóptero hasta la zona para comprobarlo antes de decretar el fin del ayuno.

La consecuencia de ese “verlo para creerlo” es la incertidumbre entre los fieles, sobre todo en el final en el que las familias se reúnen al completo y no es posible planificar con tiempo ese evento ni los viajes que con frecuencia conlleva, ni los días festivos asociados. Pues como si no supiéramos en el mundo cristiano hasta el 23 de diciembre qué día se va a celebrar la Nochebuena.

Pero, al parecer, la Luna no es igual para todos y como consecuencia el Ramadán tampoco, así que sus fechas no son las mismas en Marruecos que en Argelia; me han dicho que, en este caso, pueden mucho más las diferencias políticas que el preciso reloj astronómico en que se ha convertido la Luna desde hace milenios.

Si fuera el Sol la referencia no habría dudas: el Sol no tiene fases y por tanto tampoco matices, incluso es capaz de difuminar los de un carguero, los matices del barco, me refiero.

Anuncios

4 Respuestas a “Cuaderno a destiempo 1

  1. Manuel…a tus pies.

    No sólo eres bueno con la música,también con las palabras.Eres un excelente narrador y debería ser obligatorio leerte,así que te pido permiso para “usarte” en el mejor sentido de la palabra,claro.
    No dejes de contar cosas…por favor.

  2. ¡aaaaaaaah!…¡ queremos un libro tuyo!, ¡queremos un libro tuyo!,…Muchos besos pa ti y pa los otros dos que compartimos…

  3. “La política y el fin de Ramadán”, hay que estar allí para comprender esas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s