Día 19, 28 de agosto: Concierto en lo más alto de Marruecos (2300 metros)

Amanecía muy temprano en Merzouga, el desayuno estaba listo a las 6:30 AM. pues sólo una hora más tarde debíamos salir hacia Agoudal, el pueblo a mayor altitud de todo el país, en el sistema montañoso del Atlas. Estaba previsto un concierto junto a la escuela a las cinco de la tarde y no podíamos retrasarnos. Aunque los kilométros que separan ambas poblaciones no son muchos, el trayecto, en esta carretera de montaña resultó lo suficientemente largo para necesitar varias paradas.

De camino a Agoudal

Una vez en Agoudal, con apenas tiempo para posar las maletas en los dos albergues en los que nos alojamos, nos encaminamos a la escuela de la población para el concierto, a pie. Era imposible que el autobús pasara por aquellas calles estrechas y sin asfaltar, así que con los instrumentos a hombros nos fuimos dirigiendo a la escuela. Poco a poco niños, niñas y mayores se acercaban para acompañarnos como si se tratara de una manifestación o una procesión.

En Agoudal de camino al concierto

Pensándolo fríamente no es de extrañar la reacción de los habitantes de Agoudal: de repente más de cuarenta personas desembarcan en su pequeño pueblo provistos de bultos extraños y para dar un concierto de música clásica. Sin duda fue la primera vez que la mayoría vio y escuchó en directo violines, violas, oboes, clarinetes, flautas… y los más grandes, los contrabajos.

Tocando el violín

Mientras se preparaba el lugar del concierto gente menuda y también mayor quiso incluso tocar alguno de los instrumentos y hay que decir que en unos minutos consiguieron resultados más que satisfactorios. Así que, por primera vez, varias personas tuvieron en sus manos un clarinete, un violín, un trombón, un contrabajo o un cajón flamenco.

Tocando el violín

Además, mientras se preparaba todo varios músicos locales nos amenizaron con diferentes canciones de la zona. De nuevo la música permitía la creación de Vínculos sin necesidad de hablar ni entender español, francés, bereber o árabe.

La voz se fue corriendo y por el callejón no dejaba de llegar gente que no quiso perderse la actuación. Dependíamos de la climatología para la ubicación definitiva del concierto, si llovía, dentro, si no, fuera. Y, afortunadamente no llovió, así que el concierto se realizó en el exterior y finalizó con la puesta del sol. Si hubiera llovido no habría cabido toda la gente en el interior de la escuela. Aunque no podemos calcular el número de personas que fue sí que podemos decir que fueron varios cientos que, en un sitio como Agoudal, supone un alto porcentaje de la población.

Concierto en Agoudal

El público fue principalmente masculino, las mujeres se situaron a cierta distancia del escenario en que la OCAS interpretaba diferentes obras de su extenso repertorio. Poco a poco fueron acercándose hasta quedar a sólo unos metros del semicírculo que los hombres formaban alrededor de nuestras y nuestros músicos. Resultó imposible conseguir que ellas, las mujeres, se unieran a ellos en el disfrute del concierto, sólo las niñas pudieron hacerlo.

Algunas niñas de Agoudal en el concierto

La Panderetera, el Concierto para Cocina y Orquesta o el Mambo fueron algunas de las obras interpretadas por la orquesta con un gran éxito y fuertes aplausos.

Concierto en Agoudal

En el apartado de sorpresas interesantes debe destacarse, en este concierto, el acompañamiento de baile al Fandango de Bocherini realizado por Carmen Aguado, vestida al estilo del siglo XVIII.

Carmen Aguado a la danza

No sabemos calcular el tiempo total que estuvimos allí pero lo cierto es que de nuevo se nos hizo de noche sin habernos dado cuenta. Es un concierto que no se nos olvidará y tampoco a los habitantes de Agoudal que nos pidieron que volviéramos el próximo año. Confiemos en que Vínculos vuelva a esta población tan entrañable del Atlas.

Se nos hizo de noche en Agoudal

Tras la actuación sólo quedaba tiempo para volver a los albergues, a oscuras (hay muy poquitas farolas en el pueblo), disfrutar de un buen cous-cous de verduras y cordero e improvisar una sesión musical en uno de ellos (de los albergues, claro). Al día siguiente nos esperaba una interesante excursión por la montaña.

Anuncios

Una respuesta a “Día 19, 28 de agosto: Concierto en lo más alto de Marruecos (2300 metros)

  1. Pingback: Uno de mis propósitos del 2013… « Ujeando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s