Archivo mensual: marzo 2014

Nuevos horizontes musicales para Siero

nuevos-horizontes-2

La Orquesta de Cámara local y el Coro de Voces Blancas del Nalón completan una exitosa gira por Estados Unidos, con conciertos en Washington y Nueva York. Pola de Siero, Franco TORRE
La Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) va camino de convertirse en la mejor embajadora del cuarto concejo. La formación musical, que apenas unos meses atrás sacudió Youtube con una actuación improvisada en el aeropuerto de Heraklion (Grecia), ha completado una exitosa gira por Estados Unidos que les llevó a tocar en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La formación sierense llegó a tierras estadounidenses el viernes 28 de febrero. Allí, la OCAS actuó en la “Sala de las Américas”, en la sede de la Organización de los Estados Americanos. “Fue todo muy bien, la sala se quedó pequeña”, declara el director de la OCAS, Manuel Paz, quien detalla que para ese recital la orquesta interpretó un repertorio en el que se mezclaron piezas españolas, asturianas e iberoamericanas.

José Andrés

El domingo, los sierenses se unieron a otro asturiano, el cocinero José Andrés, para rodar un “flashmob” (una actuación organizada en un lugar público) en Dupont Circle, un cruce en el que se instala un emblemático mercado para granjeros de la capital estadounidense. Un enclave en el que los sierenses, a los que acompañaba el cantante de tonada Fernando Valle Roso, interpretaron el “Concierto para cocina y orquesta” de Alberto Lozano.

“José Andrés es muy simpático, y se mostró muy amable con todos nosotros. Sacó uniformes de cocinero para todos los miembros de la orquesta. Fue muy divertido”, sostiene Paz. Como colofón, el cocinero invitó a comer a los 53 componentes de la OCAS.

Tras esta experiencia, los sierenses pusieron rumbo a Nueva York, donde se reunieron con el Coro de Voces Blancas del Nalón, formación dirigida por Óscar Allen, y con la que completó dos actuaciones en la “Gran Manzana”: la primera en la sede de la ONU y la segunda en el Museo del Barrio.

Durante sus primeros días en la ciudad, las dos formaciones se dedicaron a los ensayos, acompañadas además por la soprano Vanessa del Riego y por el clarinetista Andreas Prittwitz. El concierto de la ONU se enmarcó en el programa de los actos vinculados al Día Internacional de la Mujer, que duraban varios días. El concierto se celebró, de hecho, el 6 de marzo.

“Fue muy sorprendente. Había muchísima actividad, y la mayor parte de las salas estaban ocupadas con algún acto. Nos asignaron un auditorio pequeño, y tuvimos que convertir todo el espacio, incluido el patio de butacas, en escenario, porque con el coro éramos 85 personas tocando”, explica Paz. “Pero al final quedó muy bien. El público quedó encantado, también por la cercanía con los músicos”, añade.

Al día siguiente, sierenses y langreanos cerraron su periplo americano con un último recital en el Museo del Barrio, un centro cultural localizado en Harlem y dedicado a la cultura hispana. “Ese sitio es una maravilla, tiene una vida cultural impresionante. Y el trato que nos dieron fue fabuloso”, explica Paz. Un gran colofón para un viaje memorable.

La Orquesta de Siero luce en Washington

orquesta_sieroEl edificio histórico de la Organización de los Estados Americanos acogió un concierto mezcla de innovación y tradición, marca de la formación sierense.

Jorge HEVIA SIERRA Embajador de España ante la Organización de Estados Americanos (OEA)

La Orquesta de Cámara de Siero de Asturias (OCAS) se ha convertido, por méritos propios, en una de las agrupaciones musicales más interesantes e innovadoras en el panorama artístico actual asturiano. La orquesta nació hace doce años, aunque sus orígenes se remontan a 1993, cuando músicos del Conservatorio del Nalón empiezan a actuar juntos. A finales de 2001 optan por cambiar de sede y de nombre, instalándose en Siero con la denominación actual. Aunque empezaron como una Orquesta de Cámara actualmente presentan programas en los que llegan a actuar hasta sesenta personas, por lo que podríamos decir que han pasado a ser, en algunos momentos y con creciente frecuencia, una sinfónica en toda regla.

El pasado 1 de marzo la OCAS actuó en Washington en el incomparable marco del Salón de las Américas, en el edificio histórico de la Organización de los Estados Americanos (OEA), un lugar emblemático y cargado de historia musical, especialmente en las décadas anteriores a 1971, cuando la inauguración del Kennedy Center vino a cambiar profundamente el panorama musical de la ciudad. Antes de esa fecha, fueron numerosas las figuras de primer nivel que actuaron en el Salón.

El concierto se pudo realizar por el esfuerzo mancomunado de varios actores. Por un lado, la generosidad de la orquesta, que planteó ampliar su periplo por Estados Unidos. Luego, la favorable reacción del Museo de Arte de las Américas, dependiente de la OEA, que aceptó sumarse al proyecto (por cierto, el Museo es poco conocido en Washington, aunque dispone de una de las mejores y más completas colecciones de arte latinoamericano en Estados Unidos). Además, el apoyo de las dos embajadas de España en Washington, ante Estados Unidos y ante la OEA. Y finalmente, la colaboración del maestro español Ángel Gil-Ordóñez, quien llegó a la capital norteamericana hace veinte años y se ha convertido hoy en una figura indiscutible en el panorama musical de la ciudad.

La orquesta es famosa por su carácter innovador y solidario, como bien reconoció el jurado del Premio “Serondaya” de las Artes 2013 cuando le otorgó el galardón. El programa que interpretó en Washington, ante un público que abarrotaba la sala, fue buena prueba de ese espíritu innovador. Hubo piezas melancólicas y lentas, otras trágicas e intensas y también ritmos caribeños que invitaban al baile. Y es que a esta agrupación musical le gusta acercarse a diferentes repertorios desde perspectivas dispares. Aunque lo más impresionante fue sin duda el NiFe o Réquiem Minero del hispano-cubano Flores Chaviano, con una emocionante tonada asturiana cantada por Fernando Vallerroso, obra compuesta en homenaje a los 33 mineros muertos en diversos accidentes en las cuencas a lo largo de 1995.

El carácter solidario de la OCAS se manifiesta en el proyecto de cooperación musical internacional que impulsan, denominado “Vínculos”. Un proyecto que los ha llevado a actuar en Bolivia, Brasil, Honduras, Guatemala y Ecuador en beneficio de colectivos desfavorecidos, desplazando la orquesta desde los escenarios clásicos a territorios problemáticos concretos.

Manuel Paz, director y alma de la OCAS, reconoce que en Asturias hay más orquestas, si bien ellos han querido siempre ser “algo diferentes y más divertidos” de lo habitual. Por eso les gusta grabar “flashmobs” como el que hicieron en el aeropuerto Heraklion en Grecia o, al día siguiente del concierto en Washington, en el mercado de frutas de Dupont junto al afamado chef José Andrés. No dejéis de ver ambos en Youtube.

La OCAS prosigue su aventura americana, desplazándose ahora a Nueva York. Allí volverá a actuar, como hizo hace años en lo que fue su primer concierto en el extranjero, en las Naciones Unidas, con motivo del Día Internacional de la Mujer, así como en varios hospitales infantiles de la ciudad. Deseamos todo lo mejor a esta joven, innovadora, generosa y solidaria orquesta que lleva el nombre de Asturias por el mundo y que cree firmemente que la música puede y debe ser una herramienta para el entendimiento y el desarrollo de los pueblos.