Rumbo al mar: De Guimaraes a Póvoa de Varzim – 13/08/2014

Guimarães no nos quería dejar con mal sabor de boca, así que amaneció “bonito, bien bonito” y pensamos “tarde llegas”.

La OCAS se desperdigó por la ciudad, unos subieron en el teleférico a la Penha, un entorno natural de increíble belleza y con unas formaciones rocosas dignas de ser utilizadas como escenario para otro concierto jurásico. Otros fueron al castillo, otros al Palacio, otros recorrieron las calles del centro. Por algo la ciudad de Guimarães es Patrimonio de la Humanidad.

Escenario para otro concierto jurásico

Manuel, subiendo la media de edad

Manuel, subiendo la media de edad

Después de comer, el bus puso proa al mar y llegamos a Póvoa de Varzim sobre las cuatro de la tarde.

En el bus, rumbo a Póvoa de Varzim

Un par de horas para disfrutar de la playa y comenzamos con los preparativos de la participación de la OCAS en la Feria del Libro.

El frío y el fuerte viento fueron los responsables de anular, por segunda vez, un flashmob de la OCAS. Contra viento y marea un cuarteto de la OCAS interpretó varias piezas, en una de las barracas de la feria, para congregar al público que posteriormente se dirigiría al Centro Cultural.

En el stand de la feria del libro

Mientras caía la noche, la planta circular de este peculiar auditorio acogía al público que paulatinamente se fue incorporando al concierto y al final la sala estaba prácticamente llena.

Concierto en Póvoa de Varzim

Pieza a pieza el público fue cogiendo confianza y se acabaron integrando plenamente en la dinámica del concierto. El Concierto para Cocina y Orquesta de Alberto Lozano mostró, como siempre, hasta dónde puede llegar la complicidad de la OCAS con el público.

Concierto en Póvoa de Varzim

El punto álgido lo marcó la interpretación del “Grândola, Vila Morena”, que todos los asistentes cantaron y que emocionó a más de una persona.

El público en pie

Tras las felicitaciones y con la sorpresa de la organización por un concierto tan singular, surgían miles de ideas para futuras colaboraciones. Una vez subido todo el material al autobús partimos hacia Espinho, a la Pousada de Juventude.

Una noche más, la OCAS se fue para la cama con “el orgullo y la satisfacción” de haber pasado y haber hecho pasar unos momentos inolvidables de música y cooperación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s