Intenso día en el Hospital São João, con Joãzinho – 18/08/2014

La semana empezaba fuerte en Espinho. El lunes, a las 9.30 de la mañana salíamos al Hospital São João de Oporto, el Hospital Universitario más grande de Portugal. Allí estaríamos hasta las seis de la tarde con diferentes pases, disfrutando y haciendo disfrutar con la música.

Entrada al Ala Pediátrica

 

En el Hospital

La primera sesión musical fue en el punto de encuentro de familias y niños del Ala Pediátrica en la que, además, Joãzinho hizo una aparición estelar y, por un momento fue un miembro más de la OCAS: dirigió la Jockey Polka con una maestría digna de la Filarmónica de Viena, fue todo un maestro de la percusión que se integró perfectamente en la orquesta, como si llevara con nosotros toda la vida.

Joãozinho dirige a la OCAS

Joãzinho percusionista en la OCAS

Niños y niñas, las familias y el personal del hospital rieron, aplaudieron, bailaron y corearon a la orquesta. Al marchar escuchamos más de un “Muito obrigado” y la petición de que volviéramos en el futuro.

Música y diversión

Finalizada la actuación, nuestro querido Joãzinho hizo una visita a los niños y niñas hospitalizadas que fue de lo más emotiva. A lo largo del pasillo una de las niñas, muy pequeña, corrió hasta abrazarse a nuestro Joãzinho a la altura de las rodillas y no se separó hasta que la madre la volvió a coger en brazos. También fue un momento inolvidable la sonrisa del un niño muy pequeño que sonreía entubado, con la visita a su habitación de este personaje tan conocido en Oporto. Intentamos llevar un poco de alegría a estos pequeños, tan frágiles y a la vez tan duros y resistentes al dolor. Sabemos que en el interior de Joãzinho, el calor y la claustrofobia se transforman en poderosos sentimientos de cariño y humanidad, nuestro compañero Fer Llanio nos lo confirmó.

Manuel Paz con Joãzinho

La anfitriona en el Hospital, Ana Príncipe, nos condujo por los entresijos de la laberíntica instalación hasta las oficinas de administración en la que estaba el director. Quisimos ofrecer un reconocimiento, con la música, a esta persona que realizó una apuesta personal por mantener la sanidad pública y la tenacidad en la construcción del nuevo Ala Pediátrica del Hospital que está previsto que se inaugure en dos años.

Con el Director del Hospital

Antes de la comida, una sección pequeña de la OCAS interpretó un par de obras en la planta de Cirugía Infantil. Una de las mayores satisfacciones en conciertos como estos es comprobar que la música que se interpreta es realmente útil. Ver las sonrisas de los niños y las niñas es una de las mayores recompensas para la OCAS.

Cirugía infantil

La comida fue en el restaurante del Hospital y volvió a sorprendernos gratamente la calidad y el sabor de la misma.

Comida en el Hospital

Después fue el turno de la sala de espera de Oncología Infantil, en donde hubo una pequeña intervención de un grupo reducido de la OCAS. Nos fuimos de allí, de nuevo con la satisfacción de haber hecho pasar un momento agradable a menores y las familias que estaban allí.

Sala Espera Oncología Infantil

Recibimos con muchísimo cariño el cuadro que nos regalaron en el Ala de Pediatria que para nosotros tiene un gran valor porque lo hicieron con sus propias manos los niños y niñas del hospital.

Foto de grupo en Oncología Infantil

La última intervención fue la “Grándola, Vila Morena” en el hall de entrada al Hospital. Laura, al oboe, iniciaba la canción a la que se fueron sumando el resto de miembros de la orquesta con la mirada atónita de numerosísimas personas que estaban en esos momentos allí. Hubo quien no dudó en acompañar a la OCAS cantando la letra de una canción tan representativa de este país.

En el Hall del Hospital

Desde aquí queremos agradecer a la organización del Hospital en general y de Ana Príncipe, en particular, que fue quien orquestó todo para que la OCAS recogiera aplausos y sonrisas tan valiosos.
Esperamos haber conseguido, con nuestra música, unos minutos de alivio para los niños y las niñas y las familias.

Volvíamos a Oporto con tiempo libre para visitar la ciudad, mientras un grupo visitaba el Museo de Fotografía y la Avenida de los Aliados, en la Plaza Paços de Concelho en donde se celebraría el concierto al día siguiente.

De vuelta a Espinho la OCAS Jazz Ensemble se volvía a reunir para ensayar los temas del día siguiente.

Un día en el que no se paró ni un minuto y que se recordará siempre, en la edición 2014 del Proyecto Vínculos.

Nota: Fer Llanio, el percusionista de la OCAS conocido por “Fer Pequeño” fue quien interpretó a Joãzinho con una maestría digna del mayor profesional de la interpretación teatral y, por supuesto, musical. Sabemos que esta experiencia no la olvidará fácilmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s