Archivo de la etiqueta: Cooperación

Día 19, 28 de agosto: Concierto en lo más alto de Marruecos (2300 metros)

Amanecía muy temprano en Merzouga, el desayuno estaba listo a las 6:30 AM. pues sólo una hora más tarde debíamos salir hacia Agoudal, el pueblo a mayor altitud de todo el país, en el sistema montañoso del Atlas. Estaba previsto un concierto junto a la escuela a las cinco de la tarde y no podíamos retrasarnos. Aunque los kilométros que separan ambas poblaciones no son muchos, el trayecto, en esta carretera de montaña resultó lo suficientemente largo para necesitar varias paradas.

De camino a Agoudal

Una vez en Agoudal, con apenas tiempo para posar las maletas en los dos albergues en los que nos alojamos, nos encaminamos a la escuela de la población para el concierto, a pie. Era imposible que el autobús pasara por aquellas calles estrechas y sin asfaltar, así que con los instrumentos a hombros nos fuimos dirigiendo a la escuela. Poco a poco niños, niñas y mayores se acercaban para acompañarnos como si se tratara de una manifestación o una procesión.

En Agoudal de camino al concierto

Pensándolo fríamente no es de extrañar la reacción de los habitantes de Agoudal: de repente más de cuarenta personas desembarcan en su pequeño pueblo provistos de bultos extraños y para dar un concierto de música clásica. Sin duda fue la primera vez que la mayoría vio y escuchó en directo violines, violas, oboes, clarinetes, flautas… y los más grandes, los contrabajos.

Tocando el violín

Mientras se preparaba el lugar del concierto gente menuda y también mayor quiso incluso tocar alguno de los instrumentos y hay que decir que en unos minutos consiguieron resultados más que satisfactorios. Así que, por primera vez, varias personas tuvieron en sus manos un clarinete, un violín, un trombón, un contrabajo o un cajón flamenco.

Tocando el violín

Además, mientras se preparaba todo varios músicos locales nos amenizaron con diferentes canciones de la zona. De nuevo la música permitía la creación de Vínculos sin necesidad de hablar ni entender español, francés, bereber o árabe.

La voz se fue corriendo y por el callejón no dejaba de llegar gente que no quiso perderse la actuación. Dependíamos de la climatología para la ubicación definitiva del concierto, si llovía, dentro, si no, fuera. Y, afortunadamente no llovió, así que el concierto se realizó en el exterior y finalizó con la puesta del sol. Si hubiera llovido no habría cabido toda la gente en el interior de la escuela. Aunque no podemos calcular el número de personas que fue sí que podemos decir que fueron varios cientos que, en un sitio como Agoudal, supone un alto porcentaje de la población.

Concierto en Agoudal

El público fue principalmente masculino, las mujeres se situaron a cierta distancia del escenario en que la OCAS interpretaba diferentes obras de su extenso repertorio. Poco a poco fueron acercándose hasta quedar a sólo unos metros del semicírculo que los hombres formaban alrededor de nuestras y nuestros músicos. Resultó imposible conseguir que ellas, las mujeres, se unieran a ellos en el disfrute del concierto, sólo las niñas pudieron hacerlo.

Algunas niñas de Agoudal en el concierto

La Panderetera, el Concierto para Cocina y Orquesta o el Mambo fueron algunas de las obras interpretadas por la orquesta con un gran éxito y fuertes aplausos.

Concierto en Agoudal

En el apartado de sorpresas interesantes debe destacarse, en este concierto, el acompañamiento de baile al Fandango de Bocherini realizado por Carmen Aguado, vestida al estilo del siglo XVIII.

Carmen Aguado a la danza

No sabemos calcular el tiempo total que estuvimos allí pero lo cierto es que de nuevo se nos hizo de noche sin habernos dado cuenta. Es un concierto que no se nos olvidará y tampoco a los habitantes de Agoudal que nos pidieron que volviéramos el próximo año. Confiemos en que Vínculos vuelva a esta población tan entrañable del Atlas.

Se nos hizo de noche en Agoudal

Tras la actuación sólo quedaba tiempo para volver a los albergues, a oscuras (hay muy poquitas farolas en el pueblo), disfrutar de un buen cous-cous de verduras y cordero e improvisar una sesión musical en uno de ellos (de los albergues, claro). Al día siguiente nos esperaba una interesante excursión por la montaña.

Anuncios

Día 14, 23 de agosto: Excepcional acogida a la OCAS en Goulmima

Nuestro día 14 en Marruecos se organizó en torno al concierto que ofreceríamos por la tarde en el centro juvenil (de ocio y deporte) de Goulmima, un pueblo cercano. Salimos de El Khorbat a las cuatro de la tarde con una temperatura que rondaba los 50ºC. Curiosamente parece que vamos aclimatándonos y aunque notamos el calor ya nos resulta más soportable que cuando llegamos.

Concierto en Goulmima

Tras los ensayos en el interior del centro, la OCAS ofreció un concierto en un improvisado escenario en el exterior. Un espacio dedicado al deporte que las y los jóvenes, principalmente los segundos, de la población utilizan para jugar, por el ejemplo, al baloncesto.

La presentación de la orquesta fue realizada por Mbark Ttaous, presidente de la Asociación Tileli de Gualmima. Su agradecimiento verbal por nuestra presencia en el pueblo se tradujo, a los pocos minutos, en los aplausos que los varios centenares de personas allí congregados ofrecían al finalizar cada una de las piezas del repertorio escogido para esta ocasión.

La danza del Molinero del Sombrero de Tres Picos de Falla (“Farruca”), el Concierto para Globos y Orquesta de Lozano y el Adiós Nonino de Astor Piazzolla fueron parte de un concierto de más de tres horas de duración que culminó con la interpretación de la versión orquestada de Matazma i Chajan con el acompañamiento del grupo local Imenza.

La mañana la habíamos dedicado a continuar la labor del día anterior en la Asociación El Khorbat, los talleres para menores en los que el violín de María Burguillo y las dinámicas de grupo alrededor de la música de Luis Fernando fueron muy demandados por los niños y niñas. Lo sorprendente ha sido que, si bien podíamos creer que serían menores de, más o menos, 10 años, Luisfer y María se encontraban rodeados de adolescentes y jóvenes que participaban en las actividades desarrolladas con gran entusiasmo.

Maria (violín) durante el taller

Para nuestro anecdotario, tenemos que contaros que la noche finaliza en El Khorbat con una fiesta en la plaza, pero no penséis que se trata de otra boda, no, el motivo es la victoria del Barça ante el Madrid…

Ha sido un día genial en el que hemos podido comprobar el alto interés que nuestra música, pero también el fútbol español, despierta en este lugar.

Día 12, 21 de agosto: Macro-concierto en El Khorbat

El día 21 del proyecto “Vínculos 2012, Marruecos” llegaba a su meridiano en el oasis del desierto del Sáhara. La temperatura rondaba los 45ºC cuando la OCAS comenzaba los ensayos con un grupo local Imenza de Goulmina en las instalaciones de la Asociación El Khorbat.

Ensayos en el local de la Asociación El Khorbat

De nuevo, como ya había ocurrido el día anterior, las flautas, los chelos y el resto de instrumentos sonaban junto a las voces y guitarras del grupo. Otra vez se producía el mismo fenómeno, otra vez las improvisaciones junto a los indicaciones del Director, Manuel Paz, iban dando una nueva forma a las obras que se tocarían, esa misma noche, en el concierto.

Concierto en la plaza de El Khorbat

Concierto de casi cuatro horas de duración en el que la OCAS actuó junto a los dos grupos locales, disfrutó de la danza de los Nawa y acompañó a la soprano Magdalena Lechón ante una plaza del pueblo totalmente abarrotada. Unas gentes que, aunque al principio escuchaban con cierta reticencia, poco a poco fueron acercándose al espacio ocupado por los miembros de la orquesta.

El público en el concierto de El Khorbat

El público, con gran afluencia de niños y niñas y cientos de adultos escucharon con atención y sorpresa piezas de Haendel, Strauss, Falla o Lozano; acompañaron con las palmas las danzas de los miembros de la Asociación Gnawa y vivieron de primera mano el baile flamenco de nuestra bailarina. Toda una sorpresa para su vista y su oído que jalearon especialmente en el momento final en el que la OCAS interpretaba Matazma i Chajan con el acompañamiento vocal de Imenza de Goulmina (un pueblo a 20 kilómetros de donde nos encontramos).

Danza de los Gnawa

Sin duda todo un éxito y una experiencia que la población de El Khorbat difícilmente olvidará, un concierto que ha supuesto un nuevo vínculo de la OCAS con este pueblo y que tuvo, casualmente, como colofón final, una ceremonia matrimonial de acuerdo al rito bereber.

No podemos finalizar esta entrada sin hablar del descanso, en cierta medida obligado, que fue necesario realizar ante la llamada a la oración. Momento en que aprovechamos para incrementar el vínculo de intercambio y cooperación con los grupos locales. Una vez transcurrido el tiempo de acudir a la mezquita, las mujeres y los hombres de El Khorbat, volvieron a la plaza del pueblo para continuar escuchando nuestra orquesta hasta más allá de la media noche.

Día 11, 20 de agosto: El Khorbat, un Oasis en el desierto

En el día de hoy la OCAS fue despertando con la tranquilidad de este Ksar ubicado a orillas del desierto.

Con el día de descanso tocaba salir a dar una primera “vuelta de reconocimiento” por el pueblo en el que niños, niñas, mujeres y hombres nos desearon un bonjour con una gran sonrisa. Sin duda son culturas diferentes, pero la buena acogida de estas gentes se ha mostrado a lo largo de toda la visita para quienes somos elementos extraños que les causan sorpresa y curiosidad.

Mientras Manuel Paz cerraba el calendario de actividades para los próximos días, los conciertos, los talleres en la escuela, etc., las y los miembros de la orquesta disfrutaban de momentos de relax o estudio.Se establecieron los oportunos contactos con grupos musicales locales para ampliar la red de vínculos de la OCAS. Actividad que empezó a dar frutos a primera hora de la tarde cuando, en las instalaciones de la Asociación El Khorbat, las y los músicos de la orquesta unieron sus instrumentos a los de “Tassuta n imal” (“La generación del futuro”), un grupo de músicos locales con Ismail a la guitarra; Hassan, pandero; Ismail, guitarra y armónica; y Houssaine quien, además de tocar el Lotar (instrumento bereber de cuerda).


Primer encuentro de la OCAS con grupos locales

Fueron unos momentos inolvidables para la totalidad de componentes de la orquesta, momentos en los que la fusión y la improvisación surgieron en estado puro. Una tarde realmente impresionante en la que se evidenció el buen hacer de las y los músicos de la OCAS, su capacidad de adaptación, las posibilidades de su improvisación y su destreza en seguir, con sus instrumentos, música hasta ahora desconocida para ellos y ellas.

Las varias horas de ensayo, de trabajo en la fusión de músicas incrementó nuestras expectativas sobre el concierto que tendría lugar al día siguiente en la plaza de Ksar.

No podemos finalizar este post sin contar asuntos “más triviales”, había finalizado el Ramadán en el día anterior y nos tocó cambiar la hora adelantando el reloj y quedándonos con solo una hora de diferencia con España (ahora estamos en el mismo horario que nuestras Islas Canarias).

La temperatura, a la sombra, rondaba los 40 grados, aunque es increíble ver cómo se reducen los grados en los pasillos del Ksar, los corredores en los que se organiza la cuadrícula “urbanística” de la población, cubierta en su totalidad, permite pasear a la sombra y disfrutar de esta población que tal parece realizada en cartón-piedra.

Una de las sensaciones que, sin poder evitarlo, acuden a nuestra mente, es la de encontrarnos en un decorado de película del que esperamos que algún personaje de “Las mil y una noches” salga, en cualquier momento, a lomos de su montura blanca y en ese escenario es donde la OCAS interpretará su música al día siguiente.


Paseando por el Khorbat

Día 7, 16 de agosto: De Tánger a Rabat y conciertos

Tocaba diana muy temprano, abandonamos Tánger y encaminamos a Rabat, pasando primero por el barrio Ben Dibane. En él, la OCAS ofreció su último concierto en esta ciudad, en el Centro Social Assadaka que la Fundación Paideia (organización de cooperación española) gestiona en Tánger.

Alrededor de las 10 de la mañana llegamos al Centro y allí nos recibieron Mokhtar Mogharbi, director del Centro Assadaka y Zineb, la coordinadora régionale de l’Entraide National à Tanger-Tétuan de quien ya hablamos anteriormente y que, en esta ocasión, sirvió de traductora a Manuel Paz.

A nuestra llegada, los niños y niñas del centro estaban disponiendo el espacio para la orquesta y el público, pues cualquier persona del barrio era bienvenida. Espacio que nos pareció excepcional, aquí os incluimos una foto para que lo valoréis:

Centro de la Asociación Assadaka

Las y los músicos de la orquesta improvisaron un “pasacalles” para motivar a otros menores a acceder al concierto. Resultó realmente interesante ver los gestos de sorpresa de quienes paseaban por el barrio. Fue un bonito “prólogo” (si se nos permite la metáfora literaria) que anunciaba, como debe ser, lo que ocurriría después.

Pasacalles

El concierto fue recibido con muestras de alegría por parte de los niños y niñas que residen en el centro y, aunque al principio parecían mostrarse reticentes a participar, una vez “roto el hielo” fue estupendo verles dirigir la orquesta o tocar la flauta. Disfrutaron de todas las obras pero, especialmente, de Matazman i Chajan, orquestada por Alberto Lozano, cuyo autor original es Mohamed Rouicha, especialista de loutar (un tipo de guitarra). La traducción es, más o menos, “Cuando el tiempo (la vida) va a cambiar”.

Toda una experiencia para cada menor y, por supuesto, para quienes forman la orquesta. Una buena demostración de su interés en continuar escuchando a la OCAS fue que, una vez finalizado el concierto, ni una sola persona se movió de su asiento esperando que continuara. Lo hubiéramos hecho, pero nos esperaba el autobús para trasladarnos a Rabat y ofrecer un nuevo concierto en el centro hospitalario de la Asociación de padres y amigos de niños afectados de cáncer en Rabat, la “Maison de l’Avenir”.

La especial situación de enfermedad de cada menor sacó a la luz la mayor de las sensibilidades de las y los miembros de la OCAS que no dudaron ni un momento en dejarles sus valiosos instrumentos e indicarles, eso sí, por señas, cómo se tocaba cada uno de ellos. Las fotos son increíbles, de verdad. Aún tenemos “los pelos de punta” y un gran sentimiento de satisfacción por haber tenido el privilegio de acercar la música clásica a estas niñas y niños.

Patricia enseña el chelo a uno de los niños

El concierto fue especial, sin ninguna duda, y la participación e implicación del público, un lujo. Prácticamente la totalidad de ellos y ellas formaron parte del desarrollo de cada pieza, dirigiendo la Jockey Polka; sujetando los “instrumentos” del Concierto para Cocina y Orquesta; acompañando con las palmas; bailando La Malagueña junto a Carmen…

También formaba parte del público algunos padres y, sobretodo, madres que al finalizar la actuación de la OCAS nos sorprendieron con un canto popular para desearnos buena suerte. Una grata sorpresa que recibimos con los brazos abiertos.

Inicialmente el concierto en este centro iba a desarrollarse a las 15:00 horas pero, en el trayecto, se pospuso para las 21:00 lo que nos permitió hacer una parada en Merja Zerga, una bahía impresionante a la que se accede desde la población Moulay-Bousselham.

Álbum de fotos del Séptimo día, Jueves 16 de agosto, de Tánger a Rabat

Día 6, 15 de agosto: Día 26 de Ramadán

El día 6 la OCAS pasó el día en Tánger entre ensayos, visita a la ciudad y concierto de despedida en el hotel Tarik donde hemos pasado estas noches. El hecho de que fuera el día 26 del Ramadán, “Laylat al-Qadr”, un día en el que quienes profesan esta religión, según entendimos, supone una celebración especial dedicada a la oración que nos impidió realizar conciertos en los centros en los que nuestro proyecto, Vínculos 2012, suele hacerlo.

Así que, puesto que la disposición del Hotel Tarik para facilitarnos los ensayos había sido muy buena, decidimos realizar un concierto allí. Lo cierto es que para la OCAS fue una bonita experiencia, orquestas como la nuestra rara vez tocan en un hotel y menos cuando suman más de cuarenta instrumentos y personas.

Por primera vez en Marruecos se interpretó el “Concierto para Globos y orquesta” de Alberto Lozano que arrancó aplausos, risas, vítores de toda la audiencia del hotel, incluidos los camareros quienes no dudaron en acercarse a las y los músicos para agradecer su actuación y felicitarles.

"Ayudantes" en el concierto para Globos y Orquesta

Falla, Vivaldi, Mozart, Rouicha… sonaron en el Hotel Tarik de la mano de la OCAS en una velada más del Ramadán, la del 26 en la que, además, el Rey acudió a Tánger de visita (no acudió a escucharnos en esta ocasión ;-)).

Contamos además con un público muy interesante, compuesto especialmente por españoles y españolas, entre quienes se contaba con personal del Consulado de España en Tánger a quienes habíamos avisado puesto que su trato había sido excepcional tanto en la visita que hicimos al consulado como en contactos telefónicos previos y posteriores. Si algo nos trasmitieron fue su entusiasmo y su sorpresa en cómo Manuel Paz y la Orquesta abordan un concierto y cuánto les había gustado, lamentando el hecho de que, al día siguiente, saliéramos de Tánger y no fuera posible realizar más conciertos en esta ciudad.

No os hemos contado que nos encontramos algunas dificultades para organizar conciertos debido a que la coincidencia del Ramadán en el mes de Agosto (momento en que las y los miembros de la OCAS puede realizar esta “gira”) supone que un gran número de centros sociales, educativos, asistenciales… (nuestros colectivos destinatarios por excelencia) se encuentren cerrados por vacaciones o funcionando “a medio gas”.

Un ejemplo de estos casos es la Asociación Darna en la que se desarrollan talleres de formación ocupacional, alfabetización, reinserción educativa, formación musical… y que además cuenta con un Teatro con un aforo de más de 200 personas que sería un estupendo escenario para un concierto de la OCAS. Una de la formación ocupacional que imparten es “Cocina” y para demostrar su buen hacer cuenta con un restaurante abierto al público en el que una gran representación de la orquesta comió un magnífico Tajine.

Manuel Paz y Laila Belhaj junto a los telares

Laila, su directora general, nos enseñó las instalaciones del centro “La Maison Comunitaire das Femmes”, un Vínculo que seguro ofrecerá grandes frutos en posteriores ediciones de nuestro proyecto de cooperación con Marruecos.

Ver Álbum de fotos del Día 6: miércoles 15 de agosto

Día 5, 14 de agosto: Concierto 1 en Asociación Dar El Hana

Hoy la OCAS ha dado su primer concierto en Tánger y la experiencia ha sido maravillosa. Tras una mañana de ensayos nos desplazamos al centro de la “Asociación Dar el Hana” para personas con discapacidad.

Ensayando en el Hotel

Para varios miembros de la orquesta, esta ha sido su primera  actuación con el Proyecto Vínculos de la OCAS, un concierto del que destacan, con entusiasmo, su carácter poco convencional, lo impactante de la interacción con el público y la satisfacción de acercar obras clásicas a quienes tienen pocas oportunidades de escucharla en directo. Pero, sobretodo, de disfrutarla, porque os prometemos que lo han hecho y así nos lo han transmitido. Ninguna pieza les dejó indiferentes pero quizás, escuchar el Mambo y que al ritmo de la música hombres y mujeres lo bailaran, ha sido una de las sorpresas y recuerdos que la OCAS ha dejado en el Centro Dar el Hana.

Bailando el Mambo

Escuchar sus aplausos, verles dirigir la orquesta, aplaudir a las “órdenes” del director o bailar el mambo ha supuesto toda una experiencia que, por ejemplo, Rosa (violín), Marina (chelo) o Guillermo (clarinete), no podrán olvidar fácilmente.

Concierto en el centro de la Asociación Dar el Hana

Sin duda, la experiencia en el centro de la “Asociación Dar el Hana” permanecerá en nuestra memoria para siempre.  En el centro, inaugurado en 1962, se acoge y proporciona educación y formación ocupacional a quienes viven allí. Pero no sólo eso, sino que actúan como agencia de colocación para las personas que acuden a sus talleres, ayudándoles en el proceso de búsqueda de empleo en empresas locales.

De conversación con integrantes del centro, tras el concierto

Una labor importantísima que se desarrolla, en la actualidad con 34 personas con diferentes discapacidades aunque principalmente motóricas. Lo cierto es que una parte de sus residentes se encontraban de vacaciones con sus familias, lo que impidió que pudieran disfrutar del concierto.

Conversando con la coordinadora de formación de la Asociación Dar El Hana

Sin duda, la labor que Abdelhamid Bouzid, Rachid o Hind Raki desarrollan en este centro tiene un alto valor al que la OCAS se ha querido sumar estableciendo un vínculo que esperamos tenga continuidad en el tiempo.

Álbum de fotos día 5, martes 14 de agosto en Tánger