Archivo de la etiqueta: SanJuandelSur

Gracias por las 300 linternas para la Asociación Gaspar García Laviana

Queremos dar las gracias a todas las personas que han respondido a nuestra campaña de recogida de linternas sin pilas para la Asociación de Mujeres Bahía Gaspar García Laviana, de San Juan del Sur, especialmente a Ana Cabal de ACV Publicidad y Regalos de Empresa, de Gijón.

Allá por el mes de agosto, cuando todavía andábamos por Nicaragua, pusimos en marcha la campaña Linternas para Bahía con el fin de hacer llegar 300 linternas a las mujeres de las comunidades rurales pertenecientes a la asociación.

Las linternas nos iban llegando con goteo hasta que Manuel fue a SER Gijón a una entrevista con Paloma Llanos. Ese día faltaban ni más ni menos que 280 linternas, pero al día siguiente del programa Manuel recibió una llamada de teléfono de Ana Cabal, gerente ACV Publicidad realizando la donación de las linternas restantes.

Manuel volvió de nuevo a SER Gijón a contar el final feliz de esta recogida de linternas que esperemos lleguen a Nicaragua antes de estas navidades. La entrevista completa se puede escuchar desde aquí

Te hablamos a ti, con Paloma Llanos

El dinero ingresado en la cuenta de la OCAS se utilizará para hacer llegar, de momento, dos xilófonos a dos nicaragüenses muy especiales:  Emily, una niña ciega de San Juan del Sur,  y Roberto, un joven paralítico cerebral de San Juan del Sur.

 

Emily, de Granada, a la percusión
Emily, de Granada, a la percusión

 

Roberto, de San Juan del Sur, dirige la OCAS

Roberto, de San Juan del Sur, dirige la OCAS

Reiterar nuestro agradecimiento a todas las personas que nos siguen y apoyan. Es un orgullo para la OCAS ser mucho más que una orquesta y contribuir con la música, o de otra manera, a mejorar (aunque sea mínimamente) la vida de las personas.

Anuncios

Manuel Paz y Vínculos en Nicaragua, con Paloma Llanos (Cadena SER)

El martes 28 de septiembre Manuel Paz, Director de la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS)  fue entrevistado por Paloma Llanos en la Cadena SER. La temática estaba clara: el Proyecto Vínculos y la campaña de recogida de 300 linternas, sin pilas, que la orquesta está llevando a cabo para hacérselas llegar a las mujeres de la Asociación Gaspar García Laviana, en San Juan del Sur, en Nicaragua.

Aquí dejamos la entrevista íntegra para que la podáis disfrutar. Bueno… ya nos quedan menos linternas.

Si quieres, puedes ingresar 1.50€ por cada linterna que quieras que quieras que compremos en tu nombre. Haz el ingreso a nombre de la Asociación Cultural OCAS en cualquiera de estas dos cuentas: Caja de Ahorros del Mediterráneo: 2090 5150 18 0200054304 / Cajastur: 2048 0010 19 0340017599, e indica en el concepto “Para linternas”.

Para cualquier consulta puedes enviarnos un correo a: asistencias-ocas@hotmail.com

Ya sólo nos faltan 293 linternas

Pues la campaña que hemos iniciado para llevar 300 linternas al proyecto de Mujeres campesinas de la asociación Gaspar García Laviana, en San Juan del Sur, se va animando, ¡¡¡sólo nos faltan 293!!!, pues tenemos 7.

Recordamos las fórmulas para hacernos llegar una linterna -o dos-:

Para la gente próxima a la OCAS, pueden comprar una linterna, o las que quieran, en las tiendas de “Todo a Cien” y nos las hacen llegar a través de algún miembro de la OCAS. La otra forma es hacer una transferencia bancaria, a una de las cuentas de la orquesta, de 1,50€ (que es el precio de una linterna) o 3€ si quieren comprar dos (Asociación Cultural OCAS: Caja de Ahorros del Mediterráneo: 2090 5150 18 0200054304 /Cajastur: 2048 0010 19 0340017599)

Ánimo que nos queda menos.

Más información: Linternas para Bahía

Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana

Gaspar, el guerrillero, se encontraba metido hasta la cintura en aquel infecto río. Su barba de varios meses le hacia irreconocible, incluso para cualquiera de sus feligreses por los que tanto había luchado y por quienes tomo el fusil y se echó al monte. El primer disparo le destrozo la mandíbula, él, que siempre era el primero en entrar en combate y el último en salir, luchó para salvar su vida pero todo fue inútil, la emboscada a la que un traidor les llevo acabó con él. Su cuerpo inerte quedó flotando en el río.

Gaspar el Cura, había nacido en Asturias, en la Hueria Carrocera. Su padre era minero, vivió en Tuilla, llegado a Tula, Nicaragua en 1969. Desde el principio se interesó por la alfabetización y la mejora de la dignidad y calidad de vida de los campesinos, esto le granjeo la enemistad de los poderosos. Posteriormente, en San Juan de Sur, comenzó su labor como sacerdote de la misma manera, intentando acabar con el comercio de mujeres para la prostitución en el que la policía somocista era ostentosamente partícipe. Intentó incluso paliar estas situaciones hablando con el mismísimo Somoza, con los gerifaltes del ejercito, la Policía y la curia cristiana en Nicaragua. El resultado fue que quedo marcado como cura “sospechoso” y un elemento subversivo a controlar.

Este religioso que denunciaba la pobreza, la injusticia y la represión comenzó a simpatizar y posteriormente a colaborar con el FLNFM (Frente de Liberación Nacional Faraundo Martí), ya sea como correo o favoreciendo encuentros entre distintos lideres revolucionarios. Este sacerdote, que en Navidad cuando solicitaba a algunas empresas de juguetes regalos para los mas pobres de su congregación, no permitía pistolas de juguete o juguetes bélicos, tomó la decisión de echarse al monte y combatir con las armas esta situación ante la incredulidad de su feligresía.

Combatió, curó, alfabetizó y finalmente murió el 11 de Diciembre de 1979 a las 5 de la mañana en un riachuelo de la selva Nicaragüense entre dos tierras que llamaban “el infierno” y “el disparate”. Al día siguiente la noticia llegaba a todos los rincones de Nicaragua, los periódicos afines al régimen se mofaban con titulares como “Cura Rojo muere el infierno”, o “La columna del cura comunista cae en el disparate.

Gaspar García Laviana, el Cura-Gerrillero, consiguió la inmortalidad de los héroes y el agradecimiento perpetuo de quienes le conocieron y a quienes intentó ayudar por cualquier medio, incluso el armado.

Nuestras últimas horas en San Juan del Sur

Por fin tuvimos una mañana libre que se aprovechó como se pudo: durmiendo, buceando, bañándose en la playa… en resumen, descansando, que ya tocaba.

Playa de San Juan del Sur

Playa de San Juan del Sur

A las 5 fuimos al local de la asociación para hacer un breve ensayo y para preparar la nueva obra estrella para el final del concierto: ¡Qué rico mambo! Hasta el mismísimo Pérez Prado bailaría al son de la OCAS.

El concierto empezó tras la misa y a él acudieron muchas mujeres pertenecientes a la Asociación de Mujeres Bahía Gaspar García Laviana, de las comunidades vecinas: Tortuga, San Jerónimo, Las Guacas, Las Pampas, Bernardino Díaz Ochoa, San Antonio y El Bastón. Vinieron en autobuses desde sus comunidades, algunas de ellas a más de 45 kilómetros, por una carretera sin asfaltar.

Concierto en la Iglesia de San Juan del Sur

Concierto en la Iglesia de San Juan del Sur

Con la iglesia casi llena sonó la Polka Jockey que fue dirigida posteriormente por quienes cumplían años ese día. Destacamos la dirección orquestal y magistral de Doña Marcela, una mujer que celebró con la OCAS su 90 cumpleaños.

Doña Marcela dirige la OCAS

Doña Marcela dirige la OCAS

Doña Marcela

Doña Marcela

Nos despedimos de Roberto al son de la Marcha Radetzki y le prometimos que le haríamos llegar desde España un xilófono.

Manuel con Roberto y Luis

Manuel con Roberto y Luis, al finalizar el concierto

Tras la marcha… el Mambo que fue todo un éxito con todo el público coreando al unísisono: ¡AAAAAH – UH!

Cenamos cada quien por donde quiso, la dada la gran oferta de restaurantes de la localidad. En general, se recogió relativamente temprano ya que tocaba hacer la maleta para el día siguiente, aunque hubo quien se despidió de La Iguana o el Pear. A eso de la 1:30 de la madrugada y a petición de la “casera” (Jessica) del Chale’s Hostel se tocó una serenata al casero (Carlos) porque era su cumpleaños y además celebraban su tercer aniversario de boda. El escándalo fue mayúsculo y algún que otro miembro de la orquesta acabó un poco “molesto” ya que lo que empezó con un cumpleaños feliz, acabó la marcha nupcial, la palmera… con trompeta, bombo, platillos, trombón…

La frase que se oyó a grito pelado fue: “pa un día que no voy de fiesta y quiero dormir… me traéis la fiesta a casa, J….” (***Concurso para internautas conocedores del personal de la OCAS: ¿Quién dijo esta frase?. Hagan comentarios)

Álbum de fotos 7 de agosto de 2010

Nuestros Pequeños Hermanos de Jinotepe (NPH)

La mayor parte de la OCAS está de acuerdo en que hay un antes y un después de Jinotepe. Hay conciertos en los que la Orquesta y el público se unen de tal manera que los Vínculos generados por la música son el punto de partida de una relación mucho más fuerte y estrecha.

NPH, Nuestros Pequeños Hermanos, es un proyecto internacional que recoge a niños y niñas en situación de abandono, o con problemas familiares, o algunos casos que incluso es mejor no conocer.

Llegamos a NPH a eso de las 10 de la mañana y el público ya estaba esperando. Habría unos 60 jóvenes, en su mayoría entre 12 y 20 años que recibieron con gran expectación, el concierto “serio” que les habían comentado que se ofrecería. Nada más diferente a la realidad.

Después de la primera pieza, en la que la mayoría estaban con gran seriedad y brazos cruzados y tras salir la gente que cumplía años en el día, les tocó el turno a las gemelas que dirigieron a la OCAS, a la vez. Eso fue ¡LA BOMBA!. Las dos sujetaban la batuta, pero mientras una miraba anonadada a la orquesta la otra movía el brazo arriba y abajo con buena marcha, por las dos. Fue muy simpático y una situación de las que no se olvidarán.

Obra tras obra el buen ambiente iba creciendo y la gente y orquesta hicieron un concierto de los míticos. El público no era demasiado numeroso, pero fue de lo más entregado de Nicaragua.

Tras el concierto comimos todos juntos en el comedor o en el lugar del concierto o por las mesas… La comida estaba exquisitisima y es normal por las buenas cocineras y porque la mayoría de los productos que comimos eran de cultivo propio: carne de res, ensalada de cebolla, tomate, zahahoria y gallopinto (de los mejores de Nicaragua).

Después de comer, nos juntamos todos con todos. Nos enseñaron las instalaciones, intercambiamos experiencias en las hamacas de bambú, tocamos la batería, tomamos café, hablamos de fútbol, de comida, de la vida en España, en Nicaragua, etc. y nos contaron algunas de esas historias que deben quedar ahí, en nuestra memoria; pero sí cabe decir que se generó un nivel de complicidad que propició que se relataran esas historias que no se suelen contar, y menos aún con con tanta intensidad emocional.

También se “armó” un partido de fútbol y como no había ninguna voluntad de que los equipos fueran Nicaragua contra España los contendientes eran seguidores del Real Madrid contra seguidores del Barcelona. Nos contó el director del centro que aquel partido estaba suponiendo muchísimo más de lo que imaginábamos. Por si os interesa el resultado ganó el Real Madrid, pero alguien decía que eso, no puede suceder en la realidad.

Una vez más nos preguntaban los más pequeños y también las pequeñas “¿no conocerá usted algún jugador de la selección española para darle recuerdos de mi parte?”. La respuesta fue: “en cuanto les vea les daré el saludo”.

Marchamos de allí con gana de quedar y nos dirigimos a San Jorge a ver el Lago Nicaragua, la isla de Ometepe y sus volcanes Maderas y Concepción, los dos con más de 1000 metros de altitud. Decir que quien probó la temperatura del lago comentó que ya comimos en Nicaragua sopas más frías. Sobre el paisaje, véanse las fotos y comentar que el autobús nos dejó a la orilla del agua, como también se pueden ver en las fotografías.

Mientras estábamos en el lago, Manuel se reunió con Marlon, el director del proyecto Nuestros Pequeños Hermanos en Nicaragua. Tras la experiencia de Jinotepe y saber que había otra escuela en la isla de Ometepe y visto que tenemos el programa “muy descargadito”, decidimos complicarnos un poco más la vida y programar un nuevo concierto en la isla el domingo por la mañana.

Una vez organizado todo, volvimos a San Juan del Sur en donde, a las 8 de la tarde comenzó el concierto del Combo de Jazz en el Restaurante el Timón. En esta ocasión el concierto fue apoteósico, por que acabó todo el local bailando y cantando a ritmo de nuestra canción inventada “La Palmera”. Para hacerse una idea del éxito obtenido varios de los espectadores guiris que abarrotaban el local nos preguntaron dónde podían comprar la grabación de la canción o el sello discográfico que la editaba. Incluso hubo quien se atrevió a pronosticar que sería la canción del verano.

Después del concierto, fue la cena y tras ella hubo quien salió a pillar el tranquillo a la noche Sanjuanera. Hubo quien se lo encontró.

Álbum de fotos 6 de agosto de 2010

Más pacífico: pacifiquísimo

Empezamos el día con un concierto didáctico en el Instituto Enmanuel Mongalo y Rubio. Con un auditorio abarrotado de preadolescentes y adolescentes, alumnado de secundario se inició el recital con el público un tanto estático, aunque esta actitud duró poco tiempo. A media Polka Jockey ya se percibían sonrisas y comentarios y la complicidad podría decirse que fue plena con la dirección de la orquesta por parte de algunos compañeros del centro.

Concierto en el Instituto

Concierto en el Instituto

Con la boda campesina y la selección de la pareja de novios se armó el delirio más tremendo de toda la gira por Nicaragua. Resultó imposible presentar la música. Solo se pudo dejar entrar a los novios y al cura mientras sonaba una improvisada Marcha Nupcial. El final fue aún más apoteósico. Al grito de “Beso, beso, beso” (que es como se dice aquí el “que se besen”) el novio le clavó un morreo a la novia de los de quitar el hipo, amigdalas y una buena parte del aparato respiratorio.

Boda campesina

Boda campesina

Hacía mucho calor haciéndonos recordar los conciertos-sauna de Bluefields. Iván y Fer a la percusión, en las piezas en las que no intervenían, se dedicaron a matar mosquitos con la maza del bombo.

Cerramos el concierto con la habitual de la Marcha Radetzki en la que participó todo el público asistente. Fue otro éxito más de la OCAS en Nicaragua.

Una vez en los hoteles, cogimos bañador y toalla para ir a la playa. Unos por un lado y otros por otro, acabamos en la misma: playa Mahagual / Playa Madera. Ambas están comunicadas. El baño, con unas olas ordenadas, diseñadas con tiralíneas, fue divertidísimo. Hacía mucho tiempo que no lo pasábamos tan bien en la playa. No sabemos si se divirtió más la OCAS con el Pacífico, o el Pacífico con la OCAS. Desde luego, el lugar era absolutamente paradisíaco.

Playa de Mahagual y Madera

Playa de Mahagual y Madera

Playa de Mahagual y Madera

Playa de Mahagual y Madera

Cuando más de la mitad de la orquesta dormitaba a la buena sombra encontrado, alguien se fijó en el horizonte y en las oscuras nubes que se acercaban rápidamente. “Nos da tiempo seguro a llegar al autobús, sin mojarnos”. Efectivamente, nos equivocamos, ya que comenzó a llover como si alguien allá arriba hubiera tirado de la cadena. Sinceramente, es imposible meterse en la cabeza que tantas toneladas de agua estén allá arriba en suspensión.

Algunos buscábamos atónitos dónde “co..” estaba el parque de bomberos de Managua que nos regaba, con la bomba de presión, como si quisiera dispersar una manifestación.

El resultado fue una chupa mítica. Quienes iban en el pick-up de Paola descubrieron cómo puede transformarse un vehículo en un jacuzzi con ruedas. Pumu descubrió sus dotes de serpa, buscando una ruta alternativa mochila sobre la cabeza. Mochila y Pumu acabaron más mojados que el resto.
Quienes íbamos corriendo por la playa pensamos fríamente “para qué vamos a correr hacia la tormenta”, así que con resignación, dejamos que los bomberos nos mojaran por dentro y por fuera, tapamos como pudimos las cámara de fotos y las carteras… Así que con esta, ya van tres “pingaures”.

Llegamos al hotel duchados, con el pelo liso, la ropa pegada y con un look de “Fiesta de la Camiseta Mojada Nicaragua 2010”. Pusimos la ropa del concierto y nos fuimos a “El Timón”, un restaurante que organiza veladas culturales todos los jueves. La actuación de la OCAS fue tras la actuación de “Nicaragua mía” un grupo de baile tradicional que nos deleitó con diversas danzas nicaragüenses, entre las que estaba el “Flor de mi colina” que tan bien conocimos en Jinotega (ver días anteriores).

Concierto en el Timón

Concierto en el Timón

Tras el concierto, degustamos una maravillosa cena cortesía de la casa. Como casi siempre, después de cenar, hubo quien marchó directamente para la cama, mientras otra parte descubría algún chiringuito de la noche sanjuaneña.

Hay que decir que la percepción de la hora aquí responde a la ley de la relatividad de Einstein :). Cuando son las 10 de la noche, aquí parecen las 2 o las 3 de la madrugada, por lo menos. Oscurece a las 6 y los gallos empiezan a cantar a eso de las 2. Muy bonitos los gallos

Álbum de fotos 5 de agosto de 2010