Archivo de la categoría: En Medios

La OCAS en la mina. Visitamos el Pozo Sotón

Una expedición de la OCAS visita el Pozo Sotón, en El Entrego, junto a la Presidenta de Hunosa María Teresa Mallada y un equipo de la Televisión del Principado de Asturias, TPA.
Esta increíble visita se puede solicitar desde: http://www.visitapozosoton.es
Además de conocer las instalaciones exteriores de la explotación, el “plato fuerte” de la visita empieza con el descenso a la mina. Se comienza en la planta 8ª (cota -137,88 m. respecto al nivel del mar) acompañados por experimentados mineros que nos harán de guías.
Siempre atentos a nuestra seguridad en el recorrido, con una capacidad didáctica y un sentido del humor para facilitarnos esta actividad que presenta cierto nivel de dificultad, del que hay que ser conscientes. El visitante que lo solicite dispondrá de la posibilidad de realizar un recorrido alternativo de menor complejidad.

La OCAS en el Pozo Sotón

Pero en la OCAS no nos asustamos fácilmente y bajamos por la Chimenea La Jota descendiendo desde planta 8ª a planta 9ª. A lo largo del recorrido nos facilitaron magnificas explicaciones de los medios de seguridad, comunicación y explotación.
Bajamos hasta la 10ª planta, (cota -308,27 m.) y llegamos a una profundidad de 556 m. desde la superficie, posiblemente el punto más bajo visitable por el público de cualquier instalación mundial con recorrido para visitantes.
Arrancamos carbón de la beta, como lo realizan los picadores, y regresamos tras un par de kilómetros en un pequeño tren utilizado para desplazar a los mineros en el interior de la mina hasta el embarque en el que, tras cuatro horas de visita, la jaula nos volvió a subir para ver de nuevo la luz del sol.
Pudimos ver, oír y oler la mina, barrenamos entre el polvo en suspensión , extrajimos carbón, caminamos por más de dos kilómetros de galerías, de los cientos que existen en el Pozo Sotón, vivimos una experiencia que nos acercó un poco más a este durísimo trabajo y, sobre todo, compartimos con los mineros y trabajadores del Pozo Sotón su amor incondicional por la extracción de carbón, su forma de vida.

 

Sinfónico Fado – Teatro de La Laboral – Gijón – 30 /11/2014

Captura de pantalla 2014-12-02 a la(s) 21.55.54Captura de pantalla 2014-12-02 a la(s) 21.58.08

 

Captura de pantalla 2014-12-02 a la(s) 22.09.20

 

 

Ángel García Prieto

Joana Amendoeira está llena de fado, gira y vive apasionada en el mundo fadista desde que a los seis años – ahora tiene treinta y dos – cantó “O cavalo russo” en su entorno familiar.

Allá en la ciudad gótica de Portugal, Santarém; donde se puede uno asomar a las Portas do Sol, un balcón que quedó del Paraiso Terrenal en las almenas de su castillo, para ver el fascinante paisaje de un Tajo que se desliza con sinuosa solemnidad en la llanura inmensa del Ribatejo verde, entre meandros amarillos.

Tierra de cielo azul, alegría, toros, fandangos y campinos, los campesinos caballistas de chaleco rojo y birreta verde.

A los doce años frecuentaba los fines de semana el restaurante O Castiço y a los quince graba su primer disco “Olhos garotos”. A los veintidós (2004) ya tenía varios CDs y editó el que para mí es una maravilla antológica de su preciosa voz, bien timbrada y cálida, su gracia, su alegría, emoción y dramatismo; se titula Ao vivo em Lisboa, a base de fados-fados, y fados-canción. Un disco lleno de juventud y madurez, que pienso que no lo ha superado todavía.

Joana es una inquieta y emprendedora que estudiaba Antropología, a la vez que actuaba y actúa cada noche en casas de fado cuando no está de gira por el mundo; para poner un ejemplo, se puede decir que sólo en Asturias ésta es la sexta vez que viene. Por otro lado participa en recopilatorios y ediciones de homenajes o beneficencia. Y busca, busca de modo incansable hacer fado e innovar,

Este espectáculo del domingo, que se titulaba “Sinfónico fado”, en realidad es fado y música sinfónica de aires portugueses; salvo un tema asturiano y un mambo, muy divertido, por cierto, porque el director, Manuel Paz, buscó y encontró de modo muy simpático la complicidad del público y nos hizo cantar tres sílabas con ese ritmo. Fue, decía, fado: cuatro fados en concreto, muy buenos: “Menor”, “Das horas”, “Pechincha”, con excelente y larga participación de los músicos, Pedro Amendoeira, en la guitarra portuguesa, Iván Fernández con la guitarra española (que no con viola de fado) y René Izquierdo, al contrabajo; y también la “guitarrrda fadista” con unas “Variações”, de “Meditando” y “Fado Lopes”, que fue muy , muy, muy aplaudida, así como lo fueron todos los fados y alguna otra composición sinfónica, que hacía referencia a bonitos temas de Manuel Alegre, Peixoto, Fontes Rocha u otros. Pero que no eran fados, por pura definición, ya que el fado no se hace con orquesta.

En todo caso, teatro lleno, público animado y a esperar que haya más. Los que vamos al fado – aunque como en este caso sea acompañado de otras cosas – tenemos siempre saudade de más fado, para animar la vida. Pues aunque corra por ahí la idea de que el fado es triste, la verdad es que el fado es siempre reconfortante. Cura, alivia y repone fuerzas del ánimo, para vivir.

Fados de Joana Amendoeira con la Ocas en La Laboral 30NOV2014

Joana Amendoeira

Joana Amendoeira

La dulce, triste y sentida melodía del fado sonó en la prodigiosa voz de Joana Amendoeira, que prácticamente llenó anoche el patio de butacas del teatro de la Laboral con compañía de lujo, la de toda una orquesta. Fue la de Cámara de Siero, la Ocas, la que le puso música a su voz para dar forma a lo que quisieron titular ‘Fado sinfónico’.
El proyecto supone la primera incursión en el fado de la Ocas, una orquesta siempre empeñada en dar pasos originales, no en vano tiene, entre otros, el PremioSerondaya a la Innovación Cultural en Artes del año pasado.

1 diciembre 2014
Captura de pantalla 2014-12-01 a la(s) 21.59.32

Joana Amendoeira y OCAS TPA #sinfonicoFADO entrevista TPA

Entrevista en la Televisión del Principado de Asturias, España, 27Nov2014

#sinfonicoFADO

Domingo 30 de noviembre, 20:00 h.
Teatro de la Laboral, Gijón

Sábado 29 de noviembre, 20:30 h.
Burgos – Cultural Caja de Burgos – Avda. Cantabria 3, Burgos
Auditorio en la Avenida Cantabria

La OCAS y el Proyecto de la fundación SEUR “Tapones para una nueva vida”

Captura de pantalla 2014-09-02 a la(s) 00.08.18PATRICIA MENÉNDEZ | AVILÉS.
31 agosto 201400:46

La armonía de unos tapones

Cáceres acogió el pasado jueves una actuación con un violín construido con tapones de plástico por el luthier avilesino Roberto Jardón

La Orquesta de Cámara de Siero ofrece conciertos solidarios con instrumentos de materiales reciclados hechos en Avilés

Captura de pantalla 2014-09-02 a la(s) 00.10.39La madera resinosa de abeto tuvo que ceder protagonismo al plástico. Lo mismo le sucedió a la cola de conejo con la silicona. La sobriedad compuesta por la diversidad de tonos marrones que forman el taller del luthier avilesino Roberto Jardón se vio rota hace un tiempo por los azules, verdes y naranjas propios de unos tapones de leche entera, desnatada y semidesnatada.

Todo esto sucede en el marco del proyecto solidario ‘Vínculos’, que mantienen desde hace años la Fundación SEUR y la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS). «En 2007 fuimos a Bolivia y SEUR nos ayudó a transportar unos instrumentos que luego dejaríamos en las escuelas de allí. Desde entonces hemos mantenido una relación muy estrecha», explica Manuel Paz, director de la OCAS. «La Fundación SEUR tiene en marcha el proyecto ‘Tapones para una nueva vida’, con el que mediante la recogida de tapones compran cosas para niños con problemas. Entonces, nosotros le dimos una vuelta de tuerca y pensamos que lo siguiente era construir un instrumento con esos tapones», añade.

Dicho y hecho. Paz le trasladó el proyecto a Miguel Fernández, profesor de acústica del Conservatorio de Oviedo, que se encargó de idear el diseño de este violín tan particular. «Una vez tuvimos la idea y el diseño, nos pusimos en contacto con Roberto, el gran constructor», indica el director de la OCAS.

El luthier avilesino Roberto Jardón fue el artífice de este instrumento en «un experimento acústico del que siempre aprendes cosas, sin olvidar el trasfondo social del asunto», según apunta el propio Jardón. Un mes dándole vueltas al proyecto y dos días de construcción fueron suficientes para crear este ejemplar de violín con tapa y fondo de tapones de plástico procedentes de botellas de la Central Lechera Asturiana. «Es un proyecto muy atrevido. El violín tuvo problemas de estructura y audición desde el principio por los materiales», explica el luthier, cuya pasión por la fabricación de instrumentos se remonta a su juventud, cuando vivía con sus padres en las montañas del occidente asturiano, «donde se hacía todo a mano». «Me gustaba mucho la música clásica de niño, ahí empezó todo. Luego estudié filosofía y me di cuenta de que realmente quería dedicarme a esto», indica Jardón.

Con la idea, el diseño y el instrumento ya construido, solo quedaba mostrarle al público la armonía de los tapones. Para ello, el compositor asturiano Alberto Lozano se encargó de componer una música para violín de tapones y orquesta sin tener aún el instrumento acabado. De ponerlo a prueba se encargó más tarde el estudiante de física y miembro de la OCAS, Iyán Méndez, que ejerció como solista en el ‘Concierto para tapones solidarios y orquesta’ que tuvo lugar el pasado jueves en Cáceres, donde se realizó el estreno de este proyecto. «Previamente habíamos hecho un pre-estreno en Oporto, en un hospital infantil para niños enfermos de cáncer. Allí se rompieron dos cuerdas diez minutos antes de empezar», relata Méndez, que asegura que la experiencia fue «fantástica» y que «repetirá en todos los conciertos» con este violín tan particular. «En el estreno de Cáceres todo salió a la perfección, el violín estaba hasta afinado. Yo no quería toquetearlo mucho por si acaso», añade el solista entre risas.

De Cáceres a Alicante, Sevilla y Trujillo, porque este violín solidario ya tiene más conciertos programados para octubre por el sur de España. «Lo siguiente queremos que sea un violonchelo de tapones, además del xilófono de tubos con material reciclado que ya tenemos», apunta Paz, director de una orquesta que es, ante todo, solidaria y que ha viajado por Honduras, Bolivia, Guatemala, Marruecos Portugal o Grecia con distintos proyectos.

«Hemos trabajado con artistas de la talla de Miguel Ríos, Víctor Manuel, Mauro Rosi, María Espada o Joana Amendoeira, entre muchos otros, y todos se van muy contentos y nos piden que no cambiemos», explica el director de la OCAS.

«Las orquestas se pueden formar por muchas razones, el elemento de cohesión de esta es la parte humana. Nosotros nos costeamos los viajes junto con algunas ayudas del Ministerio o de fundaciones con la de SEUR, y a cambio recibimos el calor del público y relaciones personales muy intensas», añade. Con un concierto de la OCAS en La Laboral se construyó un hogar para mujeres víctimas de la violencia de género en Nicaragua, y en una actuación en Oviedo el público, en lugar de pagar entrada, donaba sangre a la salida del espectáculo.

LAS FRASES

«Es un proyecto muy atrevido, tuve que superar problemas de estructura y de audición del material», Roberto Jardón Luthier avilesino

«Ahora queremos un violonchelo de tapones y estamos probando un xilófono con tubos», Manuel Paz Director de la OCAS

«La experiencia fue fantástica y repetiré en todos los conciertos del violín de tapones», Iyán Méndez Violinista

OCAS en www.asturias24.es

Gracias Pablo, por tu artículo y por tu apoyo. OCAS

PPablo_Prietoablo Prieto Fernández

OCAS

Trabajo, discreción, constancia y coherencia. Mucha coherencia. En sus pentagramas no hay notas, hay compromiso. Son una de las joyas de esta tierra y, como suele ser norma en estos casos, apenas cuentan con el apoyo de la Asturias oficial. Cada proyecto es la historia de una pequeña odisea en la que los protagonistas son héroes anónimos que pasan sin pena ni gloria, salvo honrosas excepciones. La Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) no es una orquesta, es una factoría de solidaridad, es la infantería de una Cultura que merece ser escrita con mayúsculas porque se niega a refugiarse en la comodidad de los palacios y disfrutar de los placeres que producen los halagos en los cócteles oficiales.

Los hombres y las mujeres que forman esta orquesta no hablan, actúan. Y lo han hecho en favelas y en la sede de la ONU. Dan conciertos en grandes auditorios pero también llevan la música a lugares en los que sólo crece la miseria y la tristeza. En sus ensayos saben que cruzarse de brazos no es una opción y mirar a otro lado tampoco entra en sus planes. Cada actuación es un grito sordo, una llamada de atención, un motivo para la reflexión.

No tienen grandes patrocinadores, no hay multinacionales que financien sus proyectos, así que la autofinanciación es norma de la casa. Han demostrado que la escasez de recursos no es una barrera capaz de frenar a la voluntad. Superan las dificultades con esfuerzo e imaginación. Y así logran mover montañas. Y lo hacen con discreción, sin boato ni fuegos artificiales.

Las mujeres y los hombres que forman esta orquesta nos recuerdan la importancia de las pequeñas cosas, el valor de lo sencillo que tanto despreciamos pero tanta falta nos hace. Su música se transforma en ese latido vivo que permite recuperar la ilusión y la esperanza. Como dijo el maestro, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. Gracias OCAS.

Enlace a la web del artículo:

http://www.asturias24.es/ideas/pablo-prieto/posts/ocas

 

El HUCA se traslada al ritmo de Radetzky

El HUCA se traslada al ritmo de Radetzky

El área de terapias del cáncer del viejo hospital acoge en su último día de funcionamiento un singular miniconcierto de la Orquesta de Cámara de Siero

Pablo ÁLVAREZ. La Nueva España. 06.06.2014

En pocos minutos, unas dependencias hospitalarias casi siempre pobladas de zozobras e incertidumbres se vieron invadidas por la alegría que transmite la música. No era Año Nuevo ni estábamos en Viena, pero la celebérrima “Marcha Radetzky” marcó ayer el ritmo de la mudanza del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Una quincena de músicos de la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) ocupó el área de oncología médica del centro sanitario en su último día de funcionamiento. Enfermos y acompañantes se sumaron dando palmas. Algunos incluso tomaron la batuta y se convirtieron en improvisados directores.

Un sentimiento de emoción invadió a Fernando Oliva, contrabajista, quien entre tal laberinto de columnas, sillas y mostradores a duras penas lograba hallar espacio para su voluminoso instrumento. “Estuve viniendo por aquí dos años con mi madre, que afortunadamente está curada, aunque sigue con revisiones cada seis meses”, explicaba el músico. Reyes Carvajal se sentía como en casa. En realidad, estaba en casa. Tocó la trompa sin quitarse la bata de trabajo, ya que investiga en la unidad de inmunología del Hospital Central. Gema del Valle, enfermera y una de las promotoras de la actuación, se perdió el espectáculo a causa de la intensa afluencia de usuarios. Nunca falta trabajo en la sala de tratamientos de quimioterapia: en pleno concierto, una paciente se desvaneció y tuvo que ser atendida.

Manuel Paz, director de la OCAS, no ocultaba su satisfacción. “Tenemos una amplia experiencia en conciertos solidarios, no sólo en España, también en otros países, como Marruecos y Grecia”, explicó. El repertorio del concierto constó de tres piezas: la ya citada marcha de Johann Strauss (padre); “Jokey Polka”, de Josef Strauss; y “Ayer vite na fonte”, bucólica composición asturiana. Dos de ellas fueron interpretadas en la sala de espera, donde los iniciales rostros de sorpresa fueron dejando paso a gestos de rélax y satisfacción. Y las tres sonaron a continuación en el hospital de día, donde los enfermos de cáncer reciben sus tratamientos.

En el primero de los “escenarios”, el director de la OCAS pidió un voluntario para manejar la batuta. Hubo resistencias, pero terminó convenciendo a Marián García Aguilera, una mierense que acompañaba a su madre, Elvira Aguilera. En el hospital de día, la improvisada “directora” de la OCAS fue Montserrat Posada, de Infiesto, en plena sesión de quimioterapia, quien lleva a tratamiento desde el pasado marzo. “Estoy bastante bien”, explicó después del trabajo extra que le había encomendado Manuel Paz.

“Estoy convencida de que, algún día, la música formará parte de nuestros tratamientos del cáncer”, pronosticó la enfermera Eva Pérez Pertierra al final del singular miniconcierto.